Actualizado 29/03/2011 16:09 CET

Socidrogalcohol solicita el abordaje terapéutico de los fumadores en sus ingresos hospitalarios

Tabaco
EUROPA PRESS

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización Socidrogalcohol reivindica que los fumadores tengan acceso al abordaje terapéutico de su "enfermedad adictiva" en el momento de su ingreso hospitalario. Así de contundente se ha mostrado el vicepresidente de Socidrogalcohol, Josep Guardia, en la conferencia 'Dejar de fumar es complicado, pero hay medicamentos', pronunciada este martes en Madrid.

"Probablemente la adicción al tabaco es tan grave como la adicción a cualquier otra droga", advierte Guardia en declaraciones a Europa Press. "Las personas que están ingresadas en los hospitales por los efectos negativos del consumo de tabaco u otras causas deben disponer de una atención especializada, ya que, si no es así, la estancia se les hace muy difícil", advierte.

En este sentido, Guardia, que también es psiquiatra del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona, cree que los centros hospitalarios deben contar con unidades de conductas adictivas compuestas por un grupo de expertos de distintas especialidades.

Asimismo, a estos pacientes como al resto de la sociedad, "se les debe poner a su disposición" los fármacos para la deshabituación tabáquica, ya que, en caso contrario, su "situación es injusta y desigual", si se compara con la circunstancia de "cualquier otro afectado por cualquier otra enfermedad, que cuenta con una reducción en el precio de los medicamentos".

"La nueva legislación sobre el tabaco tiene aspectos muy positivos en cuanto a la protección de los no fumadores, el descenso en la probabilidad de iniciación al consumo o el hecho de que favorece la posibilidad de plantearse, o incluso, llegar a dejar de fumar, pero no contempla un aspecto importante: la adicción", asegura el psiquiatra.

CONSIDERADA ENFERMEDAD COMÚN

"La adicción a la nicotina -prosigue el experto- debe considerarse como una enfermedad común del cerebro. No es sólo una cuestión psicológica, sino que tiene un trasfondo neurobiológico que conduce a una situación difícil para el fumador como ocurre con cualquier otra adicción".

Entre la sintomatología del fumador en proceso de deshabituación Guardia destaca síntomas como "dificultad para pensar con claridad, concentrarse o memorizar, alteraciones del estado de ánimo, mal humor, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño, dificultad para afrontar situaciones estresantes, aumento de peso, así como deseo imperioso de fumar".

Dejar de fumar deja un "hueco", que en algunas personas con grave adicción es "difícil" de superar. "Su cerebro necesita nicotina para poder funcionar con normalidad", afirma el psiquiatra del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, que recuerda que "el tabaco y el alcohol son adicciones con una prevalencia muy superior a la que representan las adicciones a drogas ilegales".