Actualizado 25/07/2012 14:08:04 +00:00 CET

El sobrediagnóstico de la malaria en Asia se traduce en un desperdicio de fármacos y problemas de salud

Mosquito de la malaria
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sobrediagnóstico de la malaria en Asia meridional y central desperdicia medicamentos y causa problemas de salud, según una nueva investigación, llevada a cabo por la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, y publicada en el 'British Medical Journal'. Con más de dos millones de personas en situación de riesgo en esta parte de Asia, el sobrediagnóstico de la enfermedad se ha convertido en un problema importante de salud pública.

La malaria sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más importantes en zonas deprimidas. Las recientes guías globales de tratamiento de la malaria recomiendan que los pacientes sean tratados con medicamentos contra la malaria, sólo cuando una prueba de diagnóstico identifique positivamente parásitos de la malaria en la sangre del paciente. En África, sin embargo, muchos pacientes son tratados por la malaria, incluso cuando la prueba del parásito es negativa, dando lugar a otras infecciones graves. Sin embargo, hasta el momento, la magnitud de este problema en el sur y centro de Asia era relativamente desconocida.

Ahora, un equipo de investigadores ha evaluado el diagnóstico y tratamiento del paludismo, en más de 2.300 pacientes con sospecha de malaria, en 22 clínicas en el norte y el este de Afganistán. Algunas de estas clínicas utilizan el diagnóstico microscópico, mientras que otras se basan solo en los signos clínicos y en los síntomas para diagnosticar la malaria.

En la nueva investigación, se tomaron muestras de sangre de cada paciente, y se comprobó si daban positivo o negativo para la malaria. Este resultado de referencia se comparó, posteriormente, con el resultado del diagnóstico en las clínicas, y el tratamiento dado a cada paciente.

En las clínicas donde el diagnóstico clínico para la malaria es poco frecuente, el 99% de los pacientes sin malaria recibieron un fármaco contra la malaria, y uno de cada 10 (11%) recibió un antibiótico. Por otro lado, en las clínicas donde se diagnostica la malaria mediante microscopía de reciente introducción, el 37% de los pacientes con pruebas negativas recibieron un fármaco contra la malaria, y el 60% un antibiótico, mientras que en las clínicas con microscopía establecida, el 51% de los pacientes negativos recibió un fármaco contra la malaria, y el 27% un antibiótico.

En comparación con el diagnóstico clínico, la microscopía mejora la focalización de los medicamentos contra la malaria -pero sólo en un 50%- y aumenta la prescripción de antibióticos.

Según los autores, el mal diagnóstico y el tratamiento inadecuado se debe, en partes iguales, a las microscopías inexactas, y a la tendencia de las clínicas a administrar tratamientos con medicamentos contra la malaria, aun cuando el resultado es negativo. Los resultados son comparables a los resultados procedentes de África, lo que confirma que el diagnóstico inexacto de la malaria es un problema mundial.