Actualizado 09/02/2008 11:50:55 +00:00 CET

Severo Ochoa.- El consejero de Sanidad de C-LM acusa al PP de politizar el caso e insta a pedir perdón a los afectados

TOLEDO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Roberto Sabrido, ha acusado al Partido Popular, tanto de la Comunidad de Madrid como de Castilla-La Mancha de "politizar claramente" el asunto de las presuntas sedaciones en el hospital Severo Ochoa, y mantiene que "no estaría mal que pidieran perdón" a esos profesionales a los que se les acusó injustamente.

"Está claro que los tribunales han dicho que la denuncia no ha lugar porque no han cometido mala praxis, no han matado a nadie, y por tanto, se les acusó de cosas cuando son inocentes y tienen todos los requisitos legales para seguir trabajando", aseveró el responsable regional de Sanidad.

En una entrevista concedida a Europa Press, preguntado por los posibles motivos que el Partido Popular podría tener para realizar esas acusaciones, Roberto Sabrido apuntó que "lo del sistema público se lo creen unos menos que otros, y creo que en la Comunidad de Madrid, en ese momento, no se lo creían mucho".

Así, Sabrido afirmó que ha tenido la oportunidad de hablar con uno de los tres médicos acusados de realizar presuntas sedaciones en el hospital madrileño y que en la actualidad trabajan en la localidad toledana de Illescas.

"He tenido la oportunidad de hablar con uno de ellos y de transmitirle mi alegría por varios motivos; uno de ellos, demostrar que se hace buena sanidad en los hospitales públicos, y para mí como responsable público es una buena noticia; y dos, porque estas personas, siendo buenos profesionales, han tenido que pasar por un calvario y juicios previos impresionantes, sin que se les respetase el derecho a la presunción de inocencia", dijo Sabrido.

Según el titular de la Sanidad regional "esto llegó a tal punto que el PP de Castilla-La Mancha criticó que se hubiera contratado a estos profesionales, cuando estos médicos cumplían con todos los requisitos para trabajar, intentando alarmar a la población de Illescas, algo que no consiguieron".

"Alguien debería pedir perdón a estos profesionales por el calvario que les han hecho pasar, y además lo ha hecho un gobierno del que era consejera la señora De Cospedal, y por ello yo creo que también debería pedir disculpas. Si dicen que los gobiernos somos órganos colegiados no estaría mal que De Cospedal, que además intentó alarmar a la población castellano-manchega innecesariamente, pidiera perdón", sostuvo Roberto Sabrido.