El ser humano nunca controlará el amor pues "no será capaz de conocer totalmente" el cerebro, afirma un neurólogo

Actualizado 14/02/2008 23:28:23 CET

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vocal de comunicación de la Sociedad Española de Neurología, Jesús Porta, aseguró hoy que el ser humano "nunca" llegará a controlar el enamoramiento porque "nunca será capaz de conocer completamente" el cerebro, órgano del que depende el amor.

En declaraciones a Europa Press Tv, destacó que "el cerebro es fundamental en el enamoramiento". "Posiblemente todos los sentimientos ocurren dentro de nuestro cerebro, con lo cual el enamoramiento forma parte de las sensaciones que tiene el ser humano", añadió.

A diferencia de los animales, la evolución ha permitido al ser humano "sublimar el amor y hacer incluso expresiones artísticas a partir de un sentimiento, como poesías", o llegar al suicidio a causa de su sufrimiento. Así, el amor se convierte en "una ventaja evolutiva" que activa "circuitos de recompensa" en el cerebro que provocan una satisfacción al conseguir el objeto deseado.

De esta forma, por mucho que el humano trate de controlar el enamoramiento, al no poder controlar el cerebro, le resulta imposible. "El cerebro es un esclavo de la razón por eso a cualquier sentimiento tratamos de buscarle una justificación, por ejemplo a veces alguien se siente atraído por otra persona y justifica lo que hace aunque sea negativo", explicó.

Hasta el momento, estudios llevados a cabo con técnicas como la 'Resonancia Magnética Funcional' demuestran que existen distintos tipos de amor al activarse diferentes zonas del cerebro según el objeto mostrado. "Se ve que por ejemplo que el amor que tienen las madres a sus niños se activan unas áreas distintas que con la imagen de la persona que ellos quieren", ejemplificó.

EL AMOR NO ESTÁ EN EL CORAZÓN

Respecto al órgano del que depende el amor ha habido una evolución histórica también, puesto que los babilonios "pensaban que era el hígado el responsable del amor y que iba pasándolo por todo el organismo distribuyendo una serie de humores", mientras que la literatura "relaciona el corazón con el amor".

"Se pensaba que era el corazón porque estaba situado en la zona central y esto ha durado durante mucho tiempo, tanto que actualmente en las poesías muchas veces hacen referencia a este órgano, sin embargo la estructura más compleja que tenemos nosotros con diferencia que es el cerebro humano es el responsable de estos sentimientos y sensaciones", relató.

Por último, hizo especial hincapié en que, a menudo, cuando las enfermedades neurológicas "afectan las áreas que participan en los sentimientos", se puede observar un "deterioro cognitivo". "Con frecuencia muchos familiares dicen: es que ya no me quieren como me quería antes o no noto el amor que tenía antes hacia mi, eso no es más que la expresión de una lesión cerebral", concluyó.