Actualizado 02/08/2013 12:48:29 +00:00 CET

SER defiende la libertad de prescripción de los médicos y rechaza la norma de Andalucía sobre equivalentes terapéuticos

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha defendido la libertad de prescripción de los médicos y ha rechazado la normativa del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de tener que prescribir medicamentos basándose exclusivamente en criterios economicistas, "en detrimento" de la salud de los pacientes.

El SAS ha sacado a subasta 22 grupos de medicamentos basándose en equivalentes terapéuticos, entre los que se encuentran algunos fármacos biológicos dirigidos al tratamiento de enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide. En concreto, este nuevo modelo, basado en un acuerdo marco, consiste en que para cada indicación sea el concurso público de precios el que marque el fármaco que adquirirán todos los hospitales de la comunidad autónoma.

"Este proceso centralizado de compra va a favorecer una desigualdad entre los pacientes de distintas comunidades autónomas y va a perjudicar enormemente la atención de los mismos, ya que puede que no reciban el mejor tratamiento posible en función de sus características. Esta iniciativa va claramente en contra de la calidad, cohesión y equidad del Sistema Nacional de Salud (SNS)", ha advertido el presidente de la SER, Santiago Muñoz Fernández.

A su juicio, "no es de recibo" que desde las administraciones se promuevan normas relacionadas con las alternativas terapéuticas equivalentes que "únicamente" busquen un ahorro en el gasto farmacéutico. Así, ha recordado que el paciente debe ser el centro del sistema sanitario público y se le debe implicar en la toma de decisiones terapéuticas.

"Las medidas de ahorro pueden hacerse compatibles con los objetivos terapéuticos que son los que deberían prevalecer. Los reumatólogos tenemos la responsabilidad y el deber de prescribir el mejor tratamiento adecuado para cada uno de nuestros pacientes, en base a la mejor evidencia científica y sin olvidar los aspectos económicos derivados de dicha actuación, que ya tenemos en cuenta", ha resaltado.

En este sentido, el experto ha avisado de que la administración de un tratamiento inadecuado se ha demostrado que, a la larga, provoca un "gasto mayor" debido a un aumento de pruebas, ingresos o cambios en la medicación, por lo que, ha apostillado, es "indispensable" la individualización de los mismos.

Dicho esto, el presidente de la SER ha recordado que el "único" órgano central capacitado para abordar el tema de las alternativas terapéuticas equivalentes y su "regulación" es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) que debería basarse en ensayos clínicos rigurosos, diseñados para tal fin.

"No obstante, los profesionales sanitarios nos ponemos a disposición de la Administración para facilitarles la información científica necesaria en este aspecto, siempre pensando en la seguridad y en el beneficio de los pacientes", ha comentado el presidente de la SER, para advertir de que "no se puede hablar de equivalencia terapéutica entre fármacos que tienen diferente estructura química, forma de administración, farmacocinética, y distintos perfiles de eficacia y seguridad".

Por el momento, existen guías de práctica clínica, documentos de consenso y recomendaciones por parte de las sociedades científicas y otros organismos internacionales, que han sido avalados convenientemente y que sirven para orientar a los profesionales con el objetivo de garantizar la mejor terapia posible.