SEPAR alerta de que se descubren 10.000 nuevos casos de tuberculosis al año en España

Actualizado 18/03/2007 17:44:03 CET

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) alerta de que en España todavía se descubren 10.000 nuevos casos de tuberculosis al año, lo que la convierte, junto con Portugal, en el país "más afectado de Europa Occidental" por esta enfermedad, "a gran distancia de su incidencia en otros países como Alemania, Francia, Holanda o el Reino Unido".

Pese a que los datos de la red nacional de Vigilancia Epidemológica recogen que en el año 2004 en España se produjeron 6.511 casos de tuberculosos, el jefe clínico de Neumología del Hospital Universitario Germans Trias y Pujol de Badalona (Barcelona), el doctor Ruiz Manzano, cree que "una tercera parte de los casos" no se notifican" a pesar de tratarse de una enfermedad de declaración obligada, por lo que estas cifras "son necesariamente más elevadas".

Por comunidades, en 2004 Andalucía encabeza la lista de casos detectados de tuberculosis (1.212) en datos absolutos, seguida de cerca por Cataluña (1.064), Madrid (684) y Galicia (623). En cambio, en proporción al número de habitantes, Ceuta (46,28 casos por 100.000 habitantes) y Melilla (27,58) se sitúan en primer lugar y País Vasco (24,98) y Aragón (23,19) en tercer y cuarto, respectivamente.

Según explica el epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Joan Caylà, el perfil de los pacientes de tuberculosis es "muy diverso", ya que afecta tanto como enfermedad profesional a los sanitarios como a cooperantes y personas con bajo nivel socio económico. Sin embargo, los colectivos que presentan una mayor incidencia son los pacientes inmunodeprimidos, indigentes, toxicómanos, presos o inmigrantes procedentes de países en vías de desarrollo, entre otros, además de la considerada "el primer factor de riesgo, el tabaquismo".

El doctor Caylà defiende la necesidad de que los médicos contemplen como posibilidad la tuberculosis al realizar el diagnóstico de "cualquier paciente que presente tos y expectoración de más de dos semanas", independientemente de la procedencia y condición social del enfermo.

Según reclama, cada comunidad autónoma debe disponer de "un buen programa de control" en el que se coordinen clínicos de diversas especialidades, además de que los centros que registren más de 20 casos anuales dispongan de "unidades específicas para tuberculosis donde también se estudiaran los contactos".

Esta enfermedad se transmite por vía respiratoria cuando un enfermo habla o tose, aunque, en general, para que su contagio sea posible se requiere "un contacto íntimo y continuado". "Muchos casos de tuberculosis serían evitables si en su momento se hubiera realizado un buen estudio de contactos", continúa.

Además, considera que los programas de control deberían disponer de enfermeras de salud pública que actuaran como "mediadores culturales y traductores" y defiende la necesidad de realizar "estudios de epidemiología molecular".

El próximo 24 de marzo se celebrará el Día Mundial contra la Tuberculosis, la "enfermedad de la injusticia". Además, en 2007 se cumple el 125 aniversario del descubrimiento del bacilo de Koch, causante de la enfermedad que padecen anualmente cerca de nueve millones de personas y produce al año dos millones de muertes en todo el mundo.