La SEN avisa de que retrasar el diagnóstico de la acromegalia puede ocasionar complicaciones graves en los pacientes

Actualizado 07/10/2014 12:01:27 CET

Se estima que de cada millón de habitantes existen 60 casos de acromegalia

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha avisado de que el retraso en el diagnóstico de la acromegalia puede ocasionar complicaciones "graves" en los pacientes y han lamentado que, en ocasiones, los síntomas se identifiquen con cambios normales en el envejecimiento, favoreciendo así su infradiagnóstico.

Se estima que de cada millón de habitantes existen 60 casos de acromegalia y que cada año se diagnostican 4 o 5 nuevos casos por cada millón de habitantes. "Se trata de una patología causada generalmente por la aparición de una neoplasia benigna o tumoración en la glándula pituitaria, lo que conlleva una producción excesiva de la hormona del crecimiento, lo que a su vez provoca en el paciente adulto el crecimiento anormal de las partes extremas del cuerpo y alteraciones en los órganos internos del organismo, como el corazón, riñón o hígado", ha explicado el presidente de la Fundación de la SEEN, Tomás Lucas, durante la VI Reunión Científica del Grupo de Neuroendocrinología de la SEEN.

Entre las complicaciones que pueden presentarse si no se diagnostica y trata a tiempo, el especialista ha destacado la cardiomegalia, hipertensión arterial, aterosclerosis, mayor riesgo de diabetes, alteraciones hosteoarticulares e impotencia sexual en los hombres.

En cuanto a los avances más importantes en relación a esta enfermedad, el presidente de la Fundación SEEN destaca el hecho de que "en este momento se dispone de suficientes fármacos con diferentes mecanismos de acción que permiten, por separado o en combinación, controlar la enfermedad prácticamente en el cien por cien de los pacientes que complementan o sustituyen a los tratamientos clásicos como la cirugía y a la radioterapia.

Asimismo, otros avances hacen referencia a un mayor conocimiento sobre la enfermedad por parte de los especialistas en Endocrinología y Nutrición e incluso de los profesionales de otras especialidades que participan en el estudio de estos pacientes, como cardiólogos o neumólogos. "Esto está permitiendo que se diagnostiquen más pacientes y sobre todo de forma más precoz, antes de que desarrollen secuelas irreversibles de la enfermedad", ha zanjado.

15 CENTROS ESPAÑOLES PARTICIPAN EN EL ESTUDIO ACROSAHS

Por otra parte, la jefa de servicio de Endocrinología del Hospital Quirón Dexeus, Gemma Sesmilo, ha informado de la puesta en marcha del 'Estudio AcroSAHS' que tiene como objetivo intentar diagnosticar de manera precoz la acromegalia en pacientes que tienen un perfil de síntomas tipo de esta enfermedad.

"Los síntomas de esta patología son comunes a otras (ronquera, apnea del sueño, cefalea, sudoración, diabetes entre otros) y su baja prevalencia hace que los profesionales no piensen en ella como primera opción hasta que el tumor está ya muy avanzado", ha asegurado Sesmilo.

La manera de llevar a cabo este estudio es a través de un breve cuestionario que incluye preguntas como, por ejemplo, si ha cambiado de número de pie o si ha tenido que cambiarse el anillo de compromiso de dedo o si tiene hormigueo en los dedos. Con estos datos se puede intuir ya si el paciente tiene o no síntomas que hagan sospechar acromegalia y, en ese caso, se hace un análisis de sangre que ya descarta el diagnóstico de esta patología.

De hecho este estudio, abierto hace apenas 3 meses y que se realiza de manera simultánea en 15 centros españoles, tiene como objetivo entrevistar a más de 5.000 potenciales pacientes. En la actualidad más de 500 pacientes han sido ya entrevistados, sin que finalmente ninguno de ellos haya sido diagnosticado con la enfermedad.

Los centros incluidos en este estudio son el Hospital Quiron-Dexeus, Sant Pau y Clinic en Barcelona; el Hospital La Princesa, Ramón y Cajal, La Paz, el Hospital de Leganés y el Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares) de Madrid; el Hospital Clinico de Zaragoza; el complejo hospitalário de Pontevedra; el Valdecilla de Santander; y el Reina de Sofía de Córdoba.