Publicado 26/09/2019 13:38CET

SEDISA pide a los partidos políticos profesionalizar los nombramientos y ceses de los directivos sanitarios

Imagen de recurso de una consulta médica.
Imagen de recurso de una consulta médica. - SANITAS - Archivo

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) ha solicitado a partidos políticos y gobiernos autonómicos, tras los cambios acaecidos en algunas comunidades autónomas como consecuencia de las elecciones autonómicas, profesionalizar los nombramientos y ceses de los directivos de la salud.

"Esta profesionalización pasa por llevar a cabo nombramientos transparentes y objetivos y ceses justificados por evaluación de objetivos y, en cualquier caso, realizados con respeto y consideración hacia el directivo", ha dicho el presidente de SEDISA y de la Fundación SEDISA, Joaquín Estévez Lucas.

La profesionalización se encuentra definida conceptualmente en el 'Manifiesto SEDISA por la Profesionalización de los Directivos de la Salud y la Gestión Sanitaria', un documento que recoge los 10 puntos clave para materializar y concretar la tan necesaria profesionalización de los directivos y la gestión, y que ha recibido por el momento cerca de 60 adhesiones de directivos, profesionales sanitarios y entidades del sector, entre las que se encuentran la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), el Foro Español de Pacientes (FEP), la Unión Catalana de Hospitales y la Consejería de Sanidad de Islas Baleares.

El manifiesto, cuyo contenido ha sido revisado por la Junta Directiva y el Comité de Profesionalización de SEDISA y el Patronato de la Fundación SEDISA, y que se ha completado con las aportaciones de los miembros de la sociedad, puede recibir la adhesión de todas aquellas personas, a título personal, y de las entidades que deseen apoyarlo.

"La profesionalización de los directivos de la salud y de la gestión sanitaria es un gran reto para el sector de la salud y debe ser un compromiso no solo de los directivos sino de todas las personas y entidades que participan en el sistema, tanto público como privado", ha explicado Joaquín Estévez.

Así, prosigue, los políticos y gobiernos obtienen "mejores resultados" en el ámbito de la eficiencia, los profesionales sanitarios tienen un marco más favorable para desarrollar su trabajo y los pacientes y usuarios del sistema acceden a una sanidad de mayor calidad. Y es que, tal y como ha avisado, sin directivos que lideren el tan cualificado colectivo de profesionales sanitarios, el sistema "no funcionaría".

Para ello, el presidente de SEDISA ha destacado la necesidad de contar con directivos formados, con habilidades emocionales y de comunicación, liderazgo, creatividad e innovación, adaptación al cambio, visión de futuro, capacidad de síntesis y flexibilidad, con formación específica inicial y continuada, siempre reglada, basada en la experiencia por niveles.

"Esta formación debe incluir conocimientos en disciplinas básicas, en especial la capacidad de análisis e interpretación de la información. Todo ello con comportamiento ejemplarizante y el compromiso ético de tener al paciente en el centro de la gestión", ha apostillado.

El reto, según se recoge en el manifiesto, es conseguir la profesionalización de la gestión sanitaria tanto en el ámbito privado como público. En este último caso, a través del cumplimento del marco estatutario actual que establece que las convocatorias deberán responder a los principios de igualdad, mérito y capacidad y cumpliendo los principios de publicidad y concurrencia, tal y como regula el artículo 13.2 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP).

Partiendo de este punto, cada comunidad autónoma debe desarrollar un sistema de profesionalización de los directivos de la salud desde un punto de vista "estratégico, real y adaptado" a la idiosincrasia de su realidad sanitaria, pero siempre desde la despolitización de los nombramientos y ceses, profesionalizando el sistema de selección y el desarrollo de la carrera profesional.

El objetivo principal es la obtención de una gestión sanitaria de calidad, que aporte excelencia asistencial a los ciudadanos y sostenibilidad al sistema y es una necesidad que va ligada al desarrollo del buen gobierno de las organizaciones sanitarias, en el que prime la autonomía de la gestión y la toma de decisiones y la evaluación por resultados.