Publicado 06/04/2020 12:34:35 +02:00CET

El sector de atención a ancianos pide a Sanidad tomar el control de las residencias

Un coche y una furgoneta de la Cruz Roja llegan a la Residencia de Mayores Los Ángeles, en Getafe (Madrid).
Un coche y una furgoneta de la Cruz Roja llegan a la Residencia de Mayores Los Ángeles, en Getafe (Madrid). - Eduardo Parra - Europa Press

Exige medicalizar los centros y dotarlos de profesionales sanitarios

BARCELONA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (Ceaps) y de la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (Acra), Cinta Pascual, ha leído este lunes un manifiesto del sector de la atención a la gente mayor en el que ha instado al Gobierno a tomar el control sanitario de las residencias, que son competencia de la Generalitat, frente a la crisis sanitaria del coronavirus.

"El Ministerio de Sanidad debería enviar a profesionales sanitarios, analizar la situación específica de cada residencia, hacer la prueba de diagnóstico del Covid-19 a todo el mundo y derivar a los hospitales a los pacientes que lo precisen", ha reclamado Pascual en rueda de prensa telemática.

Desde Ceaps --que cuenta con más de 180.000 plazas de residencia en el Estado--, han acusado al sistema sanitario de discriminar a las personas mayores porque "no se les aplica el procedimiento habitual frente al Covid-19 y, aunque lo precisen, no se los deriva a hospitales en su totalidad".

Respecto a los test de detección del coronavirus, Pascual ha lamentado que "están llegando con cuentagotas", por lo que ha cuestionado si los casos detectados en centros residenciales son a partir de la sintomatología de los usuarios o si se les han hecho las pruebas de diagnóstico.

También ha pedido la creación de un circuito para atender a aquellos profesionales que "están con la baja por contacto, todavía no se les ha hecho el test y no saben si son positivos o no".

Asimismo, ha alertado de la falta de equipos de protección individual (EPI), por lo que los profesionales han tenido que trabajar "en malas condiciones, equipados con bolsas de basura y mascarillas hechas de forma manual".

Pascual ha subrayado que las personas mayores son ciudadanos de pleno derecho y merecen estar bien atendidos con los servicios sanitarios incorporados en los centros residenciales: "No es una crisis social. Es una crisis sanitaria y se resuelve con profesionales sanitarios".