Publicado 26/05/2022 11:00

Satse reclama que se revise "al alza" la compensación de las enfermeras que trabajan por turnos

Archivo - Una enfermera hace una inyección para la anestesia local en el sitio quirúrgico. Cirugía para extirpar lunares en una clínica privada
Archivo - Una enfermera hace una inyección para la anestesia local en el sitio quirúrgico. Cirugía para extirpar lunares en una clínica privada - KATERYNA KUKOTA/ISTOCK - Archivo

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha reclamado que se revise "al alza" la compensación de los profesionales de la Enfermería que trabajan por turnos en los hospitales o realizan guardias en los centros de salud.

"Ningún otro profesional del sistema sanitario tiene tan escasamente reconocido, laboral y profesionalmente, el nivel de riesgo, penosidad y responsabilidad inherente a la labor asistencial", lamentan desde el Sindicato. En concreto, demanda 18 euros netos por cada hora trabajada de noche en hospitales y 25 euros netos por la hora de guardia fuera de la jornada ordinaria en Atención Primaria.

Tal y como recuerdan, las enfermeras que trabajan en los hospitales reciben, de media, por cada hora trabajada durante la noche unos cuatro euros brutos durante la primera y segunda semana y tres euros brutos en la tercera y cuarta semana. Por su parte, la hora de guardia en Atención Primaria fuera de la jornada laboral ordinaria no llega a los nueve euros brutos en algunas comunidades autónomas.

Satse subraya que, pese a los diferentes compromisos adquiridos por las administraciones sanitarias y partidos políticos durante la pandemia de Covid-19, la realidad laboral de las más de 300.000 enfermeras españolas "sigue siendo la peor" dentro del sistema sanitario, al sufrir unas penosas, peligrosas y tóxicas condiciones que perjudican su seguridad y salud, tanto a nivel físico como psicológico y emocional, y que, con frecuencia, genera riesgos en su entorno personal y familiar.

"Respetamos que otros colectivos sanitarios pongan en valor su trabajo, aludiendo a la realización de guardias de 24 horas, por ejemplo, pero si hacemos un análisis objetivo de las condiciones laborales de unos y otros y del reconocimiento que reciben por las mismas, teniendo en cuenta la continuidad ininterrumpida de la atención y cuidados, así como la alerta y vigilancia permanente a lo que ello les obliga, es indudable que las enfermeras son los profesionales peor parados en el sistema sanitario", apunta.

En este sentido, Satse destaca que las enfermeras sufren jornadas de trabajo "extenuantes", doblajes de turnos, ausencia de descansos, incluso en los días libres, contratos inestables y precarios y cambios permanentes de unidad y servicio en los hospitales, "entre otras penosas condiciones laborales que les someten a una permanente situación de estrés e incertidumbre personal y laboral", reiteran desde la organización sindical.

Además de numerosos riesgos para su seguridad y salud a los que se enfrentan en su día a día (biológicos, químicos, físicos, psicosociales y ergonómicos, entre otros), un gran número de enfermeras tiene que trabajar a turnos, es decir, a lo largo de su trayectoria profesional deben realizar su labor unos días por la mañana, otros por la tarde y otros por la noche.

Al respecto, Satse recuerda que tener un horario variable de manera continuada impide al organismo adquirir rutinas de sueño, alimentación y descanso que, según multitud de estudios científicos, afectan a su salud y bienestar psicosocial.

Por ejemplo, según la Organización Internacional del Trabajo, las enfermeras pierden cinco años de vida por cada 15 años de trabajo en turno de noche. Al respecto, Satse añade que hay profesionales sanitarios que, a través de las guardias, realizan en torno a 11.000 horas de trabajo por las noches, mientras que en el caso de las enfermeras son más de 40.000 horas de trabajo nocturno.

"Es una penosa y lamentable realidad que ninguna administración pública o empresa sanitaria privada reconoce retributivamente de forma justa", insisten desde la organización sindical. "Todas estas razones, entre otras, son las que justifican que las enfermeras y enfermeros sean los profesionales que requieren urgentemente poder jubilarse de manera anticipada voluntaria por una cuestión de justicia y reconocimiento", concluyen.