Publicado 29/04/2020 10:15:55 +02:00CET

Satse exige que se depuren responsabilidades tras retirar el SAS dos nuevos modelos de mascarillas

SEVILLA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Enfermería (Satse) en Andalucía ha exigido que se depuren responsabilidades tras la retirada de dos nuevos modelos de mascarillas defectuosas que han sido utilizadas por profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), reclamando además que, de forma inmediata, se localice a los profesionales afectados y se decrete su aislamiento preventivo.

En este sentido, Satse explica en una nota que el SAS ha retirado durante este martes dos nuevos modelos de mascarillas denominadas Elite Respitator Eb09.049 y KN95 Mask (Purvigor) ante la falta de evidencias que garantice su efectividad.

El Sindicato de Enfermería desconoce si la adquisición de estas mascarillas corresponde al Ministerio de Sanidad o al propio SAS, pero se trata del tercer caso de material defectuoso en apenas diez días, tras el caso de la retirada de las mascarillas FFP2 del fabricante 'Garry Galaxy', éstas sí distribuidas por el Ministerio de Sanidad.

El Sindicato de Enfermería asegura que tiene evidencias de que estos nuevos modelos de mascarillas defectuosos se han estado utilizando, al menos, en centros del SAS en la provincia de Cádiz y Huelva y de la Agencia Pública Sanitaria Alto Guadalquivir en Jaén, pero sospecha que han sido distribuidas en centros sanitarios de toda Andalucía.

Por eso, y de forma inmediata, exige a la administración sanitaria andaluza que "localice a los profesionales que han utilizado estos materiales y los ponga en aislamiento preventivo mientras se les realizan las pruebas pertinentes para determinar si se han contagiado de covid-19".

Y es que la central sindical subraya que estos modelos de mascarillas se han utilizado como FFP3, las de máximo nivel de protección, para realizar técnicas de alto riesgo y catalogadas como tal por las Unidades de Prevención.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería ha mostrado su "indignación" por este nuevo caso, "ya que se está jugando con la salud de los profesionales sanitarios y de la población en general". Por este motivo, advierte al SAS de que adoptará las medidas que considere oportunas para que se depuren responsabilidades por estos hechos.

Ya la pasada semana el Sindicato de Enfermería se dirigió a las distintas administraciones sanitarias para reclamarles diligencia a la hora de verificar la efectividad del material de protección antes de distribuirlo entre los profesionales, "ya que son muchos los casos en los que se ha detectado material de dudosa efectividad: los profesionales se tienen que sentir bien protegidos en su trabajo y estos casos están generando un estrés añadido para los trabajadores", expone el sindicato.

"Como viene defendiendo Satse desde el inicio de la pandemia, los profesionales deben de contar con equipos de protección individual suficientes y adecuados para todos los profesionales sanitarios, de cara a la protección de su salud y de la población", manifiesta el sindicato.

Para leer más