Publicado 09/09/2021 10:34CET

Satse critica la "falta de interés" de los partidos políticos para la aprobación de la Ley de Seguridad del Paciente

Enfermeras
Enfermeras - SATSE

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha denunciado "la falta de voluntad e interés" que están demostrando algunos partidos políticos para que finalmente se apruebe la Ley de Seguridad del Paciente.

Así, después de nueve meses y 20 prórrogas, la Ley de Seguridad del Paciente sigue aún pendiente del debate de las enmiendas parciales en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, "por lo que continúa sin darse una solución al grave problema de inseguridad que se está produciendo en la atención sanitaria y cuidados en España".

Una vez finalizado el periodo estival, Satse asegura haber constatado que se siguen sucediendo las prórrogas en la tramitación de una norma que en su momento fue respaldada por la práctica totalidad de los partidos políticos (312 votos a favor y 10 en contra), al coincidir con la organización sindical en la urgente necesidad de asignar un número máximo de pacientes por cada enfermera en los centros sanitarios y sociosanitarios, para poder así garantizar y blindar una atención más segura y de mayor calidad a más de 47 millones de personas en todo el Estado.

"Es absolutamente incomprensible la falta de voluntad e interés que están demostrando algunos partidos políticos para que finalmente se apruebe una ley que supondrá una notable mejora en la atención y cuidados que reciben los pacientes y el conjunto de la ciudadanía, especialmente en unos momentos de crisis sanitaria como la actual, en los que ha quedado muy claro que necesitamos un sistema sanitario fortalecido y con suficientes recursos", apunta.

Satse recuerda que España mantiene una asignación de pacientes por cada enfermera o enfermero en los hospitales, centros de salud y centros sociosanitarios que conlleva "serios riesgos para su salud y seguridad, según constatan numerosos estudios científicos realizados por expertos internacionales y nacionales, que concluyen que, a un mayor número de pacientes por profesional, más riesgos, complicaciones y un incremento de la mortalidad y morbilidad, además de mayores costes económicos para el sistema sanitario".

"Una lamentable situación que provoca que nuestro país continúe, año tras año, en el últimas posiciones dentro de la Unión Europea en cuanto a garantizar la seguridad del paciente cuando ha de ser atendido y cuidado en cualquier centro sanitario y sociosanitario", remachan. En concreto, según el sindicato, tiene una asignación de hasta 20 y 25 pacientes por cada enfermera en muchos hospitales, 1.800 y 2.000 ciudadanos por enfermera en los centros de salud y hasta 150 residentes en los centros de mayores.

"No es posible entender que los partidos sigan manteniendo una actitud fría y equidistante ante un problema que tiene solución y que afecta gravemente a la salud, la vida y el bienestar de 47 millones de personas, conociendo, como conocen, la repercusión que tiene el exceso de pacientes asignados a una enfermera o enfermero en el aumento de la mortalidad", asevera.

Para Satse, esta realidad "dista mucho" de la existente en la mayoría de países del entorno que, con una ratio de 17 enfermeras por cada 1.000 habitantes, caso, por ejemplo, de Noruega o Suiza, con 14, como en Finlandia, o 12, en Alemania o Irlanda, cuentan en sus hospitales, centros de salud y residencias con una asignación mucho menor de pacientes por cada uno de estos profesionales.

Asimismo, la organización sindical considera que aprobar esta ley es "la mejor manera de dar confianza y esperanza a un sistema sanitario que se ha visto gravemente tensionado y presionado durante la pandemia del Covid-19 y que ha evidenciado claramente un déficit estructural y de medios con las consiguientes consecuencias negativas en la atención y cuidados al conjunto de la ciudadanía".

Por último, Satse recuerda que la Ley de Seguridad del Paciente contó con el respaldo de cerca de 700.000 ciudadanos, además de numerosas asociaciones de pacientes y consumidores, organizaciones enfermeras de todo el mundo y distintas personalidades de la comunicación, la cultura y el deporte.

Contador