SATSE acusa de "voracidad lucrativa" a la farmacia comunitaria y reclama a las consejerías de Salud que no la apoyen

Una farmacia, fachada de farmacia
FLICKR - Archivo
Publicado 04/09/2018 11:55:52CET

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a las distintas consejerías de Salud de las comunidades autónomas que no respalden la "voracidad lucrativa sin límites" de los empresarios farmacéuticos y, por tanto, no destinen presupuesto público para pagarles por realizar servicios asistenciales que ya hacen enfermeras, enfermeros y médicos en el ámbito de la Atención Primaria.

    La organización cree que es incoherente gastar dinero público en aumentar los beneficios de los empresarios farmacéuticos en lugar de destinarlo a mejorar la atención al ciudadano, aumentando los recursos humanos y materiales de sus respectivos servicios de salud.

   Así reitera su "rechazo más absoluto" a una posible colaboración entre el Consejo General de Farmacéuticos de España y las administraciones sanitarias autonómicas para que, explica, "en las oficinas de farmacias y domicilios particulares puedan realizar servicios asistenciales, como seguimiento de pacientes con problemas de salud crónicos, cribado de pacientes con diferentes patologías, revisión de botiquines, administración de vacunas o educación sanitaria y prevención".

   Para SATSE, continua, "resulta chocante que administraciones autonómicas, como Madrid, Extremadura, Comunidad Valenciana y Murcia, que ni siquiera han cumplido aún los objetivos de estabilidad presupuestaria, gasto y deuda pública para, tras ello, poder recuperar la jornada laboral de 35 horas semanales de miles de profesionales de todas las categorías, estén viendo la posibilidad de alcanzar acuerdos concretos con los farmacéuticos para pagarles por hacer lo que ya realizan enfermeras, enfermeros y médicos".

   A su juicio, la solución pasa por poner medios necesarios para que los profesionales sanitarios - enfermeras, enfermeros y médicos- puedan realizar estos servicios en las mejores condiciones, "y no propiciar una privatización de la atención sanitaria que beneficia a un colectivo empresarial que desde hace años busca nuevos nichos de mercado para ganar más dinero".

   "Primero fue la venta de fármacos, luego la comercialización de productos que no son medicamentos (productos y accesorios cosméticos y de higiene corporal, productos alimenticios dietéticos, etc), analíticas, valoración de la visión ocular y comercialización de gafas y ahora quieren cruzar una nueva línea roja con el único objetivo de seguir engordando su cuenta de resultados", reiteran desde SATSE.

DENUNCIA INTRUSISMO EN LABORES DE PREVENCIÓN

    Además, el Sindicato denuncia que "también quieren realizar "sin complejo alguno" labores de prevención, diagnóstico y tratamiento del dolor de espalda en niños, jóvenes y mayores, e incluso en la práctica deportiva, reiterando que no cuentan con la formación sanitaria necesaria para abordar este problema de salud".

   El Sindicato de Enfermería afirma que los servicios asistenciales, "que pretende acometer la autodenominada 'farmacia comunitaria'", "se realizarían previo "paso por caja" del paciente o del servicio de autonómico de salud con el que se alcanzase el correspondiente concierto, destinando dinero público para, por un lado, privatizar la sanidad y, por otro, para que los farmacéuticos ganen más dinero".

   A juicio de la organización sindical, se trata de un nuevo intento por parte de gran parte de las oficinas de farmacia de hacer negocio que, además, "constituye un claro ejemplo de presunto intrusismo profesional, al querer realizar unas actuaciones asistenciales que, como establece la normativa vigente al respecto, son competencia de las enfermeras, enfermeros y médicos".

   Por último, SATSE avanza que está valorando la posibilidad de propiciar una reunión con el Consejo General de Colegios Ópticos-Optometristas de España, "para intentar llegar a un acuerdo que posibilite una estrategia de actuación conjunta que corrija y delimite la implantación de este tipo de prácticas comerciales en las diferentes comunidades autónomas, que persigue el lucro sin respetar nada ni a nadie y donde todo vale con tal de ganar más dinero".