Sanidad regula el control de la mefedrona por ser considerada una droga similar al éxtasis

Actualizado 09/02/2011 11:44:40 CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este miércoles la decisión del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad de incluir la sustancia 4-metilmetcatinona (conocida como mefedrona) en el Real Decreto que regula la fabricación, distribución, prescripción y dispensación de sustancias y preparados psicotrópicos por ser considerada una sustancia similar al éxtasis.

Esta decisión se basa en un informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías en el que se considera que la mefedrona provoca unos efectos físicos similares a otras drogas estimulantes, en especial el éxtasis (MDMA), y que, por tanto, puede utilizarse como alternativa a los estimulantes ilícitos, puede causar dependencia y tiene una alta propensión de abuso.

Como consecuencia, se incluirá la 4-metilmetcatinona, así como a sus variantes estereoquímicas, racematos y sales, en las medidas de control y sanciones penales previstas para las sustancias que integran dicha lista de control.

Así, cualquier entidad o persona que esté en posesión de la referida sustancia o preparaciones que la incluyan, procederán a su deposito en el plazo de 30 días naturales en el Área de Estupefacientes y Psicotrópicos de la Subdirección General de Inspección y Control de Medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios o en los servicios de Farmacia de las áreas funcionales de Sanidad de las delegaciones o subdelegaciones del Gobierno.

La mefedrona es un estimulante que provoca un efecto comparable al del éxtasis o la cocaína y se vende normalmente en polvo, aunque también se puede comercializar en cápsulas y pastillas, tanto en Internet como en tiendas especializadas o en la calle.

El pasado mes de diciembre los ministros de Justicia de los Veintisiete acordaron prohibir en toda la UE la producción y comercialización de la mefedrona, que entonces era legal en 12 países, entre ellos España, y, entre otros motivos, este cambio se debió a que fue relacionada con al menos 37 muertes en Reino Unido e Irlanda.