Actualizado 28/04/2008 19:11:13 +00:00 CET

Sanidad "da por concluida" la alerta por el aceite y asegura que el consumo "no tiene ningún riesgo"

Foto de la Noticia
Foto: EP  Ampliar




   MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, dio ayer "por concluida" la alerta alimentaria por las partidas de aceite de girasol contaminado procedentes de Ucrania. En su comparencia ante los medios, aseguró que "no existe riesgo alguno" en consumir el aceite, tanto el que se encuentra en el mercado, como las partidas que pudieran conservarse en los hogares.

   Según Soria, las concentraciones de hidrocarburos detectadas en la alerta "son tan pequeñas que no existe riesgo ninguno de toxicidad". De hecho, preguntado por periodistas, el ministro aseguró que él mismo "no tendría ningún inconveniente" en consumir una de estas botellas.

   El Ministerio, que no ha registrado ningún caso de persona afectada por el consumo de este producto, mantiene abierta la investigación para conocer los motivos por los que se ha introducido en España. Además, en un plazo de dos semanas, hará pública una lista con las marcas de aceite afectadas.

   Mientras tanto, ha distribuido una lista provisional de los grupos aceiteros, marcas y lotes certificadas ya por las autoridades y que se pueden consumir sin riesgo alguno. En principio, el listado está compuesto por Grupo Acesur (con marcas como Consum, La Andaluza, Coosol, Guillemsol, El Corte Inglés o Hipercor, entre otras), Grupo Borges (Diasol, Comerco, Coaliment), Grupo SOS (Arlesol, Koipesol, Spar), Grupo Coreysa (todos los etiquetados con marca El Corte Inglés), Grupo Sovena (que suministra a los Hacendado), La Masía (con marcas como MasiaSol y Ausan), y Oleomartos (Mikel alimentación). Esta lista podrá ampliarse a medida que se vayan conformando los análisis de más marcas y fabricantes.

   En su comparecencia, Soria recordó que la actuación del Ministerio se ha producido en un tiempo "record" --entre las 48 y las 72 horas-- y siempre "primando en las decisiones la transparencia informativa y sobre todo la precaución y las garantías en la salud de los ciudadanos". "En estos momentos podemos afirmar que todo el aceite que está en el mercado no tiene absolutamente ningún riesgo", aseveró el ministro.

   Por otro lado, Soria destacó la coordinación de ministerio, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA), así como empresas, fabricantes, envasadoras y refinadoras en la retirada inmediata de todo el aceite que pudiera ser peligroso y el restablecimiento del producto, desde hoy mismo, en todos los establecimientos.

   "El vaciado sanitario llevado a cabo este fin de semana en unos 20.000-25.000 establecimientos de toda España ha sido voluntario por parte de las empresas, porque a todos nos ha guiado el mismo principio, el de prevención y seguridad para el ciudadanos", apuntó Soria, que insistió en la idea de que "lo importante es que todo el aceite de girasol que puede comprarse hoy está libre de toda sospecha".

   CONSEJOS

   En cualquier caso, si algún ciudadano posee aceite de girasol en su hogar, adquirido con anterioridad a la alerta, podrá esperar a conocer el listado definitivo, acudir al establecimiento para que le devuelvan el dinero o incluso consumirlo, tal y como explicó Soria, dada la ausencia confirmada de riesgo para la salud.

   Por su parte, el presidente de AESA, Félix Lobo, explicó que durante el periodo de estudio (el primer trimestre del año) llegaron desde Ucrania unas 15.600 toneladas de aceite en bruto, por vía marítima, de las que unas 7.000 fueron consideradas sospechosas, y que ahora se encuentran retenidas a la espera de ser analizadas.

   Otras 3.500 se han retirado de los establecimientos ya refinadas y envasadas --y por tanto comercializadas-- y, según adelantó, ya no volverán al mercado, aunque el riesgo sea mínimo, sino que se utilizarán, entre otros fines, para fabricar biocombustibles.

   LA 'RUTA' DEL ACEITE CONTAMINADO

   Según Lobo, el aceite contaminado en origen procede en su totalidad de Ucrania, debido a lo que parece ser un fraude o una contaminación o adulteración voluntaria. Desde allí zarpa el producto en barcos que tienen como destino puertos europeos, como el de Rotterdam, de donde pasa a Francia y finalmente a España, a puntos como el puerto de Barcelona, desde donde pasa a las refinerías y embotelladoras españolas; un proceso en el que participan además empresas marquistas, distribuidores, etc.

   Parece ser que en este caso el aceite llegó, en este periodo sospechoso, contaminado con hidrocarburos alifáticos, aunque Lobo señaló que el producto --traído previsiblemente en el mes de febrero-- "no podía llevar mucho tiempo en el mercado, porque a su llegada debe ser descargado, refinado, envasado, etc". "Puede ser que llevara a la venta unos 10 o 15 días, no más", remarcó Lobo. Aunque el aceite en bruto llega de este país con certificados de garantía emitidos por las autoridades ucranianas, en este caso parece ser que esos certificados se falsificaron.

   "Aunque la alerta ha concluido, el proceso de investigación continúa, porque debemos saber el proceso que ha seguido el aceite para introducirse en estas condiciones en España, y por ello, el ministerio irá facilitando toda la información que vaya teniendo según se vaya produciendo", concluyó Soria.