Publicado 11/06/2020 13:39CET

La sanidad catalana reclama "un pacto nacional" para reformar el sistema

La presidenta del Coib, Paola Galbany, el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona (Comb), Jaume Padrós, y el presidente de la SCGC, Pere Vallribera.
La presidenta del Coib, Paola Galbany, el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona (Comb), Jaume Padrós, y el presidente de la SCGC, Pere Vallribera. - EUROPA PRESS

Entidades impulsan un decálogo de "cambio y transformación" a raíz de la pandemia

BARCELONA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Col·legis de Metges de Catalunya (CCMC), la Societat Catalana de Gestió Sanitària (SCGC) y el Consell de Col·legis d'Infermeres i Infermers de Catalunya (Ccic) han reclamado este jueves un "pacto nacional" para la reforma del sistema de salud de Catalunya a raíz de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus.

Lo han anunciado en rueda de prensa telemática el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona (Comb), Jaume Padrós; el presidente de la SCGC, Pere Vallribera, y la presidenta del Col·legi Oficial d'Infermeres i Infermers de Barcelona (Coib), Paola Galbany, en la que han presentado un decálogo con propuestas de "cambio y transformación" del sistema.

Así, han pedido un pacto mayoritario con todas las fuerzas políticas, un presupuesto en salud de 5.000 millones de euros, el empoderamiento de los profesionales en la gestión, la coordinación real entre ámbitos asistenciales y el impulso de la atención primaria y una agencia de Salud Pública potente, entre otros.

Padrós ha insistido en que "nunca ha habido un consenso tan intenso y transversal en el sector. La situación es de emergencia pero también de gran oportunidad porque la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto las carencias y las fortalezas del sistema".

Vallribera ha ratificado la idea de que la crisis ha magnificado las debilidades y las virtudes del sistema y ha añadido que "se han alineado para revertir la infrafinanciación crónica, las condiciones salariales inadecuadas y los poderes laborales y de organización obsoletos".

Se han adherido al decálogo la Associació d'Infermeria Familiar i Comunitaria de Catalunya (Aificc), la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic), la Societat Catalana de Geriatria i Gerontologia (SCGiG) y la Acadèmia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i Balears.

MÁS RECURSOS

Sobre la partida de 5.000 millones de euros que reclaman --25.000 millones en el conjunto de España--, Padrós ha concretado que el Estado y Europa deben ser los encargados de "fortalecer la musculatura" del sistema de salud catalán y proveer esta suma.

Ha argumentado que el 60% de estos recursos serían para mejorar las condiciones contractuales y retributivas de los profesionales: "No podemos tener un sistema sanitario de primera con unas condiciones de tercera", ha argumentado.

Según sus reclamaciones, el 40% restante se debería dedicar a infraestructuras, equipamientos y tecnología, con una especial atención al avance de la telemedicina.

A más corto plazo han pedido que se garantice la provisión de material de protección sanitario para evitar situaciones como lo ocurrido al inicio de la pandemia con una carencia de equipos de protección individual (EPI) para el personal.

"LA ALTERNATIVA ES UN DESASTRE"

Padrós ha vaticinado que, si no les hacen caso, "la alternativa es un desastre. O le ponen musculatura al sistema o no aguantará en un futuro".

El presidente del Comb ha alertado de una rebelión de batas blancas: "Tenemos que formar parte de la solución y si no lo hacemos puede generar mucha frustración entre los profesionales. No nos hacemos responsables de lo que pueda pasar".

"Estamos cansados de las palmaditas en la espalda. Queremos más realidades concretas de transformación y de las exigencias que estamos pidiendo", ha zanjado.