Publicado 25/03/2015 14:21CET

Sanidad atenderá demandas de los intoxicados de Asturiana de Zinc de 2012

Gaspar Llamazares
IZQUIERDA PLURAL

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Salud Carlos III investigará las consecuencias médicas de la intoxicación por mercurio de medio centenar de trabajadores de la empresa Asturiana de Zinc (AZSA) de Avilés en diciembre de 2012, a los que el Gobierno facilitará el acceso a medicamentos huérfanos para poder atender su situación "verdaderamente lamentable" de salud.

El diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) por Asturias, Gaspar Llamazares, ha anunciado este miércoles que ha alcanzado un acuerdo con el PP en torno a una proposición no de ley sobre este asunto que esta tarde se debatirá en la Comisión de Sanidad del Congreso.

Según ha dicho, los 'populares' se comprometerán a una serie de actuaciones similares a las que se pusieron en marcha para atender el síndrome de la colza, en los años 80, y que ahora servirán para "dar satisfacción parcial" a los afectados por la "mayor intoxicación por mercurio que se ha producido en Europa en el siglo XXI".

TRES LÍNEAS DE ACTUACIÓN

En concreto, Llamazares asegura que el Instituto de Salud Carlos III realizará una investigación sobre "las consecuencias en materia de salud y enfermedad de esa intoxicación", aprovechando que actualmente "se cuenta con medios que no había en el siglo XIX" para analizar el impacto de una intoxicación por mercurio.

Además, el Gobierno facilitará que los trabajadores afectados tengan un "acceso ágil" a los "medicamentos huérfanos" --aquéllos destinados a enfermedades raras y a los que la industria farmacéutica presta poca atención-- de modo que puedan acceder a un tratamiento "sin que sea necesario desarrollar (las medicinas) completamente".

Y, en tercer lugar, se pedirá al Ejecutivo "en su conjunto" que analice cómo es posible que "un trabajador incapacitado para el trabajo esté dado de alta" pese a no tener "ninguna posibilidad" de encontrar un empleo por las consecuencias que sufre por su patología.

LOS INTOXICADOS ESTÁN "EN UN LIMBO"

Como ejemplo, Llamazares ha citado el caso de uno de los trabajadores de AZSA que, con 40 años, "sale de su casa en Avilés y no sabe volver" porque está "totalmente desorientado", por lo que pese a estar en situación legal activa "ninguna empresa le puede contratar". "En este limbo se encuentran los intoxicados", critica el diputado asturiano, que advierte además de que la situación de salud de muchos de ellos es "degenerativa".

"Era imprescindible tomar estas medidas. Llevamos dos años con este tema, y yo me voy, no satisfecho, pero al menos lanzando un mensaje de esperanza a estos ciudadanos tras dos años de trabajo", ha valorado Llamazares, que no repetirá como diputado ya que optará a la Presidencia del Principado de Asturias por IU en las próximas elecciones autonómicas.

Finalmente, el diputado asturiano ha aprovechado para "reconocer el trabajo" del secretario general del Ministerio de Sanidad, el exdiputado del PP Rubén Moreno, con quien ha negociado este acuerdo.

En su proposición no de ley original, Llamazares proponía al Congreso que instara al Gobierno a adoptar medidas urgentes en relación con el tratamiento, protección social e investigación sobre los afectados de AZSA, a impulsar la investigación junto al Instituto de Salud Carlos III y otros centros de referencia sobre los efectos de la intoxicación en el salud, a facilitar tratamientos sintomáticos o experimentales, y a garantizar la rehabilitación, prestaciones y apoyos sociales necesarias para los trabajadores con afecciones incapacitantes para el trabajo y la vida cotidiana.