Rojas Marcos aconseja a los empresarios españoles que "expresen más sus emociones" para encarar la crisis con optimismo

Actualizado 10/11/2008 17:58:51 CET

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), Luis Rojas Marcos, aconsejó hoy a los empresarios españoles reunidos en la primera jornada del XI Congreso de la Empresa Familiar, que "hablen más" y "cada día con más personas" para enfrentar la crisis con optimismo, ya que expresar las emociones, a otra persona o a uno mismo, hace que disminuya la "intensidad emocional" que soportamos a diario y es "bueno para corazón y mente".

Durante la conferencia 'Optimismo ante la Adversidad', incluida en las jornadas empresariales inauguradas esta mañana en Madrid por la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre, el profesor Rojas Marcos recomendó a los empresarios expresar más sus emociones para elevar su nivel de optimismo y así mejorar su calidad de vida. "Si no tenemos con quien hablar, hay que hablarle al perro o a una planta. Podemos incluso hablar solos en alto, ante el espejo", propuso.

A su juicio, los empresarios tienen un buen ejemplo a seguir en la mujer española que es, después de la japonesa, una de las que más vive en el mundo gracias, según Rojas Marcos, a que "habla mucho". "España es uno de los países del mundo con una mayor esperanza de vida y la mujer española, después de la japonesa, es una de las que más años vive porque habla mucho y hablar es bueno para el corazón y para la mente, ayuda a ser más optimistas", reveló.

VINCULARSE A UN GRUPO

Además de hablar, el psiquiatra advirtió de que, para aumentar el nivel de optimismo y beneficiarse de sus ventajas -- entre las que se incluyen mejor salud, más opciones de éxito y más calidad de vida--, es imprescindible vincularse a un grupo, bien estrechando lazos con la familia o compartiendo aficiones, porque eso mejora "nuestra capacidad de adaptación", y fomentar el sentido del humor, reírse "incluso sin ganas", dice, porque "así nos sentiremos mejor".

Asimismo, es imprescindible trabajar "con constancia" la espiritualidad; realizar ejercicio físico y apuntarse a desarrollar acciones desinteresadas por los demás, como participar en una ONG o ayudar como voluntario que, según Rojas Marcos, "hace que fumemos menos, bebamos menos y aumentan nuestra autoestima".

Otro de los secretos para ser más optimistas radica en "diversificar" los esfuerzos, como se hace en el mundo económico, también en la esfera social o emocional para que, si fallan nuestras esperanzas en algún ámbito, podamos "equilibrar pérdidas" en otro.