El riesgo de adquirir tratamientos dentales en Internet sin la supervisión de un profesional cualificado

Publicado 15/03/2018 19:03:11CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) alerta del riesgo que supone adquirir, a través de Internet, tratamientos dentales, como blanqueadores, férulas para el bruxismo, alineadores o pulidores, sin la supervisión de un profesional cualificado. Y es que, en los últimos años, se ha producido una expansión de Internet como medio de compraventa de todo tipo de productos sanitarios y medicamentos.

El COEM ha detectado en los últimos tiempos la comercialización, a través de Internet, de tratamientos y productos sanitarios que permiten al consumidor actuar sobre su boca, sin el control de un profesional sanitario.

Dicha comercialización no cumple con las garantías mínimas necesarias para su puesta a disposición de los consumidores. En muchos casos los productos no han sido sometidos a ningún control de calidad, por lo que no son aptos para su comercialización en la Unión Europea.

Determinados productos y tratamientos deben ser administrados exclusivamente bajo el control y supervisión de un profesional, dentista colegiado, ya que, de otro modo, son susceptibles de causar daños en la salud bucodental de las personas.

Por esta razón, recuerdan que es "indispensable acudir a una clínica dental, con profesionales titulados colegiados, para realizar cualquier tipo de tratamiento, pues sólo de esta manera, el paciente contará con todas las garantías de seguridad, evitando posibles riesgos. A esta razón de peso, se unen otros factores como la tipología y morfología de los dientes y las encías, así como el estado de estos y la posible existencia de patología previa en la boca del paciente, pues son diferentes en cada individuo y condicionan la prescripción de tratamientos concretos y una utilización u otra de dichos tratamientos y productos".

MARCO LEGAL

El colegio considera imprescindible explicar la legislación para estas actividades, ya que, de acuerdo con la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios, se limita la venta por correspondencia o procedimientos telemáticos, a los medicamentos no sujetos a prescripción. Además, estos deben estar comercializados por farmacias legalmente autorizadas y que figuren en el listado publicado por la autoridad competente, siendo un requisito inexcusable la actuación de un profesional responsable de dicha venta a través de Internet.

Esto no quiere decir, añaden, que no existan tratamientos destinados a su aplicación fuera de la consulta, y por el propio paciente, "pero siempre estarán suscritos bajo una revisión profesional de control, de forma que se identifiquen situaciones análogas y se aseguren los resultados exitosos previstos".