Reino Unido y la Fundación Bill&Melinda Gates se comprometen a erradicar la polio

Actualizado 28/01/2011 19:16:14 CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, David Cameron, y el fundador de Microsoft Bill Gates, a través de su Fundación Bill&Melinda Gates, han anunciado este viernes en Davos (Suiza) que ampliarán su aportación económica a la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio (GPEI, por sus siglas en inglés), a fin de poder mejorar la cobertura vacunal contra esta enfermedad.

En el caso de Reino Unido, el primer ministro ha reconocido que duplicará su contribución a este fondo, con el objetivo de que "así se puedan vacunar 45 millones de niños más" contra esta enfermedad, animando al resto de países a ampliar sus ayudas.

"Tenemos una oportunidad única para librar al mundo de la poliomelitis, tenemos vacunas y herramientas para conseguirlo, sólo falta voluntad para que este esfuerzo dure hasta el final", ha asegurado Cameron.

En los últimos 20 años, los casos de polio se han reducido en un 99 por ciento y actualmente está a punto de convertirse en la segunda enfermedad contagiosa en erradicarse después de la viruela.

De hecho, en dos de los países donde parece más difícil el final de esta enfermedad, La India y Nigeria, los casos se han reducido en un 95 por ciento, un descenso que sin embargo no impide que en más de una docena de países se sigan muriendo niños por esta causa.

Por ello, según Cameron, es necesario que "se termine el trabajo" y se erradique la enfermedad "de una vez por todas".

Por su parte, Bill Gates también ha anunciado que su fundación va a realizar una aportación adicional de 102 millones de dólares (unos 74 millones de euros) para contribuir a esta erradicación.

Según el fundador de Microsoft, "para acabar definitivamente con la enfermedad es necesario el liderazgo político que ha demostrado Reino Unido", insistiendo en que "sólo se conseguirá si los países impulsan esta inversión".

Cameron y Gates han estado acompañados durante sus anuncios por la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, que ha reconocido que ambas aportaciones llegan "en un momento crítico" para la lucha contra la enfermedad.

"El número de casos está en el punto más bajo, pero si hay un pequeño riesgo de poliomelitis en algún lugar, lo hay en todo el mundo", asegura Chan, pidiendo por tanto "acabar con ella para evitar que resurja".

Además, a estas contribuiciones hay que unir la anunciada por el jeque árabe Mohammed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, que ha asegurado esta semana que aportará los 50 millones de dólares que necesitaba el GPEI para ampliar la vacunación.

La poliomielitis sigue siendo endémica en cuatro países --Afganistán, India, Nigeria y Pakistán--, mientras que, por contra, en otros países como Angola, República Democrática del Congo y Tayikistán se ha conseguido que no se detectase ningún brote en el último año.