Publicado 11/12/2020 10:22CET

La Red Europea de Ciudades Saludables de la OMS insta al mundo a unirse para salir "más fuertes" de la pandemia

Una mujer con mascarilla
Una mujer con mascarilla - EVGENY SINITSYN / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Anual de la Red Europea de Ciudades Saludables de la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebrada esta semana, ha instado a los países y ciudades de todo el mundo a unirse para salir "más fuertes" de la pandemia del coronavirus.

La conferencia ha tenido como objetivo contribuir al Programa de Trabajo Europeo (EPW) 2020-2025 y, a través de su declaración política conjunta, las ciudades dieron la bienvenida y se comprometieron a apoyar la implementación del EPW y sus cuatro programas emblemáticos: salud mental, salud digital, inmunización y conocimientos del comportamiento.

Y es que, tal y como han recordado, las ciudades juegan un papel crucial en la recuperación global de Covid-19. "Las ciudades saludables y habitables no son simplemente un elemento importante de este proceso, son la clave para alcanzar el éxito. Sin invertir en una vida urbana saludable, no lograremos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y nuestro objetivo común de un futuro sostenible", han dicho desde la red.

En este punto, durante la reunión se ha puesto de manifiesto que la que las desigualdades estructurales contribuyen a la distribución de la carga de COVID-19, y que las personas más vulnerables se encuentran entre las más afectadas. Además, se ha recordado que los negocios y empresas locales necesitan urgentemente el apoyo de los gobiernos urbanos; y que las escuelas y otras instalaciones educativas han tenido que cerrar, dejando una demanda obvia de las autoridades locales para minimizar más interrupciones en la educación.

Del mismo modo, los expertos han avisado de que el Covid-19 ha exacerbado los riesgos de inseguridad alimentaria y la escasez de alimentos, mientras que las dietas insanas se han sumado a la carga de las enfermedades no transmisibles. Las consecuencias para la salud mental de la pandemia también han afectado el bienestar de las comunidades y, a su vez, la prestación de servicios de salud.

Otras enseñanzas que, a juicio de los expertos, ha evidenciado la pandemia es la importancia de la reorganización del espacio urbano para que las personas puedan realizar actividades al aire libre y para garantizar el distanciamiento físico; así como de la necesidad de crear espacios verdes y transportes sostenibles.

"La experiencia de la pandemia puede ser utilizada como una oportunidad para salir de esta situación más fuerte, más unificada, más resiliente, más cohesionada y más preparada para responder a emergencias, desastres y shocks, salud, medio ambiente , desafíos sociales y económicos", han dicho desde la red.

La Red Europea de Ciudades Saludables de la OMS tiene más de 30 años y comprende a más de 1.500 ciudades y municipios, 100 de los cuales son ciudades saludables emblemáticas de la OMS.

"Estoy profundamente animado por la declaración política conjunta de la Red. Este es un ejemplo de cómo se ve la solidaridad en acción. La colaboración y el compromiso de no dejar a nadie atrás en medio de COVID-19 van a significar comunidades más fuertes, resilientes y saludables en toda nuestra Región", ha zanjado el director regional de la OMS para Europa, Hans Henri P. Kluge.