Actualizado 13/05/2010 16:21 CET

Recorte.- AMPL.- La industria farmacéutica prevé la perdida de 20.000 empleos y el cese de inversiones en investigación

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

La industria farmacéutica en España se va a ver "gravemente afectada" por el recorte del gasto farmacéutico anunciado ayer por el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para reducir el déficit público, según ha explicado el presidente de Farmaindustria, Jesús Acebillo, ya que conllevará la destrucción de 20.000 puestos de trabajo.

Además, según ha asegurado este jueves en rueda de prensa, si se suma este recorte al impulsado hace más de un mes por el Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas, el impacto para el sector es equivalente al 20 por ciento de la facturación total, lo que provocará también el cese de actividades productivas y de investigación, una menor inversión en I+D e incluso el cierre de algunas pequeñas y medianas empresas.

Aunque todavía se desconoce en qué porcentaje se tendrán que reducir los precios los medicamentos con menos de 10 años en el mercado (que son los no acogidos a los precios de referencia y afectados por el recorte), "tendrá un carácter irreversible que echará por tierra el esfuerzo realizado durante muchos años", ha señalado Acebillo, al tiempo que "demuestra que España no se toma en serio la innovación".

Y es que, como ha reconocido el también presidente de la farmacéutica Novartis en España, "si se suman los 1.300 millones anunciados ayer y los 1.500 millones de ahorro ya implementados por el Gobierno, el sacrificio del sector farmacéutico supera los recortes salariales de los empleados públicos de toda España", algo que considera "desproporcionado" ya que les aboca "a la reconversión y marginalización".

A su juicio, el Gobierno pretende recortar el presupuesto sanitario en más de 1.300 millones de euros adicionales, actuando únicamente sobre el medicamento y la industria farmacéutica, lo que entienden que existen muchas otras formas de generar ahorros sin tener que destruir la viabilidad de un sector y anular cualquier posibilidad de desarrollo.

Junto a las primeras estimaciones de destrucción de empleo --de 5.000 empleos directos y 15.000 indirectos e inducidos--, Farmaindustria asegura que tras el recorte "hay algunas farmacéuticas que ya han anunciado su intención de cerrar de forma inmediata su actividad productiva en España".

"En el caso de multinacionales, se procederá a la deslocalización de las instalaciones, y, en el caso de compañías de capital nacional, se cesará dicha actividad, con el consecuente impacto en las exportaciones y el empleo", ha explicado.

Además, asegura que dos de cada tres pequeñas y medianas empresas tendrán pérdidas durante el próximo año, y un tercio tendrá que cesar su actividad "por la suma de medidas restrictivas".

Igualmente, estiman un cese de actividades de investigación equivalente a unos 300 millones de euros anuales, lo que supondrá la "expulsión de España de los países captadores de inversiones en investigación por la grave pérdida de confianza", produciendo un "efecto dominó" con "gravísimas consecuencias" sobre la industria que opera en Europa.

ALTERNATIVAS: MÁS CONTROL DE LA DEMANDA Y COPAGO

Según ha explicado el presidente de Farmaindustria, existen otras soluciones "más eficaces y mucho menos destructivas y compatibles con una actividad crítica", apuntando a que se debería de apostar por más medidas relacionadas con el control de la demanda o extender la implantación del copago.

En este sentido, pidió "adaptar el copago a la realidad europea" ya que implicaría un control mejor de la demanda, ya que en España el copago es de apenas un 7 por ciento, "unos niveles bajísimos con respecto a Europa, donde está en un 15 por ciento".

Igualmente, aseguró que los precios de medicamentos en España están muy por debajo del promedio europeo, en torno al 23 por ciento, y "además la tendencia está perfectamente controlada", ya que el precio promedio ha crecido menos que la inflación, "menos que cualquier otro servicio público como el agua".

En cualquier caso, considera que esta decisión es "fruto de la precipitación y falta de medición de las consecuencias", por lo que han pedido una reunión con el ministerio a fin de llegar a un acuerdo que minimice el impacto de dichas medidas.