Rayán.-Defensor del Pueblo cierra la investigación tras el compromiso de la Consejería de tomar medidas antes de octubre

Actualizado 06/10/2009 20:06:25 CET

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo ha cerrado la investigación de oficio abierta tras la muerte del bebé Rayán en el hospital Gregorio Marañón a causa de un error en la vía de alimentación, después del compromiso de la Consejería de Sanidad de tomar medidas para mejorar la seguridad en la administración de medicamentos y soporte nutricional en unidades de pacientes críticos.

"La Viceconsejería de Asistencia Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud dictó el pasado 6 de agosto la Resolución 7/2009, por la que se establecen actuaciones para mejorar la seguridad en la administración de medicamentos y soporte nutricional en las unidades de pacientes críticos", marcando como plazo límite para la implementación de la misma el 30 de septiembre de 2009", explica el Defensor del Pueblo en la revista 'El Defensor al Día' del mes de septiembre.

En el artículo, se expone que, tras conocer la medida, el Defensor ha decidido cerrar la investigación de oficio que abrió el 14 de julio tras el fallecimiento de Rayán por ser alimentado por sonda nasogástrica en vez de venosa.

No obstante, también ha solicitado a la Consejería un informe del efectivo cumplimiento de las actuaciones en los hospitales del Servicio Madrileño de Salud.

El Defensor del Pueblo ha remitido un escrito a la Consejería madrileña de Salud, en el que "celebra el establecimiento de medidas para mejorar y garantizar la calidad y seguridad de los servicios sanitarios en la unidades de críticos, tanto por lo que respecta a la administración de medicación intravenosa y nutrición enteral y/o parenteral, como a la experiencia y competencia profesional del personal de la unidad, estableciendo un plan de acogida para los nuevos profesionales sanitarios, a fin de evitar desafortunados sucesos como el que tuvo lugar recientemente en el Hospital Gregorio Marañón".

No obstante, y en la línea de las recomendaciones formuladas por la Organización Mundial de la Salud, la Institución que preside Enrique Múgica recuerda a los responsables autonómicos "la necesidad de potenciar la seguridad de los pacientes, así como la importancia de la instauración de protocolos de acogida y tutelaje de nuevos profesionales, y los riesgos del abuso de la polivalencia profesional y rotación del personal sanitario por los diferentes servicios".