Publicado 03/08/2020 11:24:51 +02:00CET

La proximidad a la edad parental de inicio del Alzheimer indica mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en mujeres

La acumulación de hierro en el cerebro está relacionada con el deterioro cognitivo en pacientes con Alzheimer.
La acumulación de hierro en el cerebro está relacionada con el deterioro cognitivo en pacientes con Alzheimer. - RADIOLOGICAL SOCIETY OF NORTH AMERICA - Archivo

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC) han detectado que la proximidad a la edad parental de inicio de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer está relacionada, en mujeres, con una mayor acumulación de la proteína beta amiloide, que es una de las lesiones características de la enfermedad. El estudio cuenta con el apoyo de la Fundación "la Caixa", y se ha publicado en la revista científica 'Neurology'.

El trabajo se realizó sobre 290 participantes (63% mujeres, 37% hombres) sin alteraciones cognitivas procedentes del 'Estudio Alfa', que es una de las mayores infraestructuras de investigación del mundo para la prevención del Alzheimer. Los participantes son en gran parte descendientes de personas con Alzheimer y tienen edades comprendidas entre los 45 y 75 años.

Para llevar a cabo el estudio, los participantes realizaron una serie de cuestionarios clínicos, pruebas cognitivas, una punción lumbar, una resonancia magnética y una tomografía por emisión de positrones. Todas estas pruebas se efectuaron para confirmar si la proximidad a la edad parental de inicio de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer estaba asociada con una mayor carga de la proteína beta amiloide y con otros biomarcadores de daño neural, y para evaluar el papel de factores de riesgo no modificables, como la edad, el sexo y la genética, y factores modificables, como los años de escolarización, y la salud mental y vascular.

La acumulación de la proteína beta amiloide puede empezar a desarrollarse hasta 20 años antes del inicio de los síntomas clínicos de la enfermedad. La presencia de placas de esta proteína en el cerebro incrementa exponencialmente el riesgo de padecer deterioro cognitivo y, por lo tanto, de entrar en la fase clínica de la enfermedad de Alzheimer. No obstante, hay personas que pese a tener estas placas, nunca desarrollarán síntomas.

Los resultados del estudio indican, de forma grupal, que los participantes que presentaban una mayor acumulación de la proteína beta amiloide eran las mujeres de más de 60 años y que estaban a una proximidad de entre 7 y 8 años antes de la edad en la que alguno de sus padres empezó a manifestar problemas cognitivos. En el caso de tener dos progenitores afectados, la acumulación de la proteína era aún más elevada. Además, estos efectos eran independientes de si las participantes eran portadoras o no del genotipo APOE-E4, que también incrementa el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Tal y como afirma la investigadora principal del estudio, la Dra. Eider Arenaza-Urquijo, "la edad parental de inicio de los síntomas del Alzheimer es una variable sencilla de recoger que puede ser muy útil de cara a enriquecer los ensayos clínicos de prevención, ya que, junto con otras medidas, se podrán seleccionar a personas que tengan un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad". En este sentido, añade, que los científicos podrían ser capaces de detectar antes la acumulación de la patología amiloide en las mujeres que presenten este y otros factores de riesgo de la enfermedad, y permitirles que se beneficien de programas de prevención.

En cuanto a la asociación de la edad parental de inicio de los síntomas y otros biomarcadores de daño neural, los investigadores no detectaron resultados significativos.

LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN, OTRO FACTOR DE RIESGO

En referencia al papel de los factores de riesgo modificables, el equipo del BBRC sí que halló una asociación destacada: a medida que los participantes tenían más edad y sin distinción por sexo, los que tenían historia de ansiedad o depresión presentaban un menor volumen del hipocampo, que es una de las áreas cerebrales que primero se atrofian en la enfermedad de Alzheimer.

Según la autora principal del estudio, "este resultado sugiere que la ansiedad y la depresión podrían disminuir la resiliencia cerebral". Por ello, añade, "cuidar la salud mental es especialmente importante en personas con historia familiar de Alzheimer". Este hallazgo va en línea de estudios recientes de salud mental y Alzheimer que apuntan a que el pensamiento negativo y el estrés también pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Para leer más