Publicado 06/06/2022 11:21

Los profesionales sanitarios aumentan su valoración de la innovación terapéutica

Archivo - Pastillas, medicamentos, polimedicación
Archivo - Pastillas, medicamentos, polimedicación - TOWFIQU AHAMED/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La valoración global de la innovación terapéutica obtiene una puntuación media de 8,34 sobre diez por parte de los profesionales sanitarios, más de un punto por encima de la obtenida en 2021 (7,06), según los resultados de la segunda oleada de la 'Encuesta sobre valor y acceso a la innovación en salud' realizada por Hiris de la Sanidad, panel de opinión independiente sobre la sanidad española.

Así, los datos en innovación terapéutica (nuevos medicamentos, nuevos dispositivos y equipos médicos, nuevas soluciones tecnológicas aplicadas a la salud) mejora ampliamente la valoración recibida en mayo del año pasado, cuando se repitió la misma encuesta.

En cuanto a los beneficios que aporta la innovación terapéutica, este año mejoran sustancialmente las puntuaciones, manteniendo el mismo orden de preferencia. Los más valoradas siguen siendo la mejora de los resultados clínicos del paciente (supervivencia, seguridad, mejoras funcionales, etc.), con un 8,5 sobre 10; la aportación al conocimiento y la ciencia médica (8,4) y la mejora de la calidad de vida de los pacientes (8,2).

Un punto por detrás quedan la mejora de la eficiencia y sostenibilidad global del sistema (7,3) y la generación de empleo y crecimiento de la economía (7,2).

VALORACIÓN DEL ACCESO A INNOVACIÓN TERAPÉUTICA Y CONSECUENCIAS DE SU RETRASO

El grado de satisfacción de los profesionales con el acceso a los medicamentos y tecnologías innovadores en España (6,2) es, sin embargo, mucho más limitada que la valoración de su aportación, y se mantiene estable respecto del año pasado.

El precio de los medicamentos y tecnologías innovadores sube cuatro puestos desde mayo del año pasado, y se posiciona como la segunda mayor barrera. En tercer lugar, aparece la falta de equidad entre territorios y entre centros del mismo territorio, y en cuarto lugar la variabilidad en la práctica médica, lo que genera que la prescripción esté condicionada por el médico que atiende al paciente y no solo por la necesidad del paciente.

Como principales consecuencias de la falta de acceso oportuno a los medicamentos innovadores, un elevado porcentaje de los profesionales sanitarios sigue subrayando que "muchos pacientes pierden una oportunidad única para modificar el curso de su enfermedad" (61% en 2022). Un 11 por ciento más de encuestados que en 2021 apuntan que "puede verse afectada la calidad de vida de los pacientes" (61% en 2022 frente a 50% en 2021).

Para un 31 por ciento de los profesionales los plazos de acceso a la innovación se mantienen estables respecto del año anterior. Sin embargo, un 23,6 por ciento considera que se han incrementado ligeramente y un 11,6 por ciento considera que se han incrementado notablemente.

MEDIDAS PARA MEJORAR EL ACCESO

Como medidas para mejorar el acceso de los pacientes a la innovación, los profesionales sanitarios encuestados demandan una revisión profunda de los sistemas de evaluación de medicamentos y tecnologías. En primer lugar, consideran necesario evaluar todos los costes (sanitarios y sociales) de la enfermedad para evitar conclusiones equivocadas sobre el valor de los medicamentos y tecnologías innovadores (50,5%).

Destacan también la necesidad de reducir los plazos para decidir su inclusión en la cartera de servicios (42,9%), la implementación de programas de acceso temprano para los medicamentos innovadores en un grupo seleccionado de pacientes (36,2%) y la adecuación de los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) y guías farmacoterapéuticas a las recomendaciones de las Sociedades Científicas (35,9%), en ese orden.

Al igual que en mayo de 2021, la mayoría de los profesionales sanitarios (72,4%) siguen reclamando un proceso de evaluación sistematizado y transparente que permita identificar el verdadero valor de los medicamentos y tecnologías innovadores considerando los años de vida ajustados por calidad. Además, la mayoría también opina que sería necesario contar con una Agencia Española de Evaluación de Tecnologías, independiente y con decisiones vinculantes, tipo el NICE inglés (59,5%).

Son las Guías de Práctica Clínica de las Sociedades Científico-Médicas las fuentes de información sobre innovación que mayor grado de confianza suscitan entre los profesionales (96%), seguido de los recursos digitales referenciados en internet, como PubMed o Cochrane (93%), y las Agencias de Evaluación tecnológica nacionales o internacionales (89%).

Por otro parte, disminuye algo la consideración que los profesionales sanitarios muestran respecto de su capacidad para prescribir medicamentos y tecnologías innovadoras según su criterio médico, pasando de 6,6 en 2021 a 6,2 en 2022.

Como novedad en 2022 también se ha preguntado a los profesionales sanitarios sobre los medicamentos genéricos, y destaca que el 76 por ciento de ellos confía en que su mayor uso permitiría controlar el gasto farmacéutico y facilitaría el acceso a la innovación farmacéutica. El mismo porcentaje también reclama que deberían establecerse políticas favorecedoras para una mayor utilización de estos medicamentos.

Contador