Actualizado 05/07/2012 10:23:02 +00:00 CET

Prevenir el delirio postoperatorio puede mejorar la recuperación de la capacidad cognitiva en pacientes cardiacos

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes de edad avanzada sometidos a cirugía cardíaca a menudo experimentan cambios en la función cognitiva, como problemas de memoria, o incapacidad para concentrarse, en los días posteriores a la operación. Si bien estos cambios suelen ser temporales, por razones desconocidas, un número significativo de pacientes cardiacos padece, a largo plazo, problemas cognitivos, hasta un año después de la cirugía. Ahora, una nueva investigación publicada en 'The New England Journal of Medicine' (NEJM), establece un vínculo entre el delirio postoperatorio y la pérdida prolongada de la función cognitiva, en los pacientes sometidos a cirugía cardíaca.

Dirigido por investigadores de la Universidad de Massachusetts, el Centro Médico Beth Israel Deaconess, y el Instituto para la Investigación sobre el Envejecimiento Hebrew Senior Life, el estudio sugiere que las intervenciones para prevenir el delirio antes de la cirugía podrían evitar que los pacientes cardiacos padezcan consecuencias cognitivas.

El delirio es una de las complicaciones más comunes en pacientes hospitalizados mayores de 65 años. "Nuestros hallazgos sugieren que el delirio postoperatorio, una vez considerado como trastorno cognitivo transitorio, puede tener efectos, a largo plazo, sobre la función cognitiva en los pacientes sometidos a cirugía cardiaca", afirma la coautora Jane Saczynski, profesora en la Universidad de Massachusetts.

Mientras que el delirio ha sido ampliamente estudiado en otras poblaciones de pacientes, incluyendo a pacientes de medicina general, y pacientes de cirugía ortopédica, pocos estudios se han centrado en el delirio de los pacientes tras una cirugía cardíaca. Según los autores, "debido a la edad avanzada de los pacientes sometidos a cirugía cardíaca, y el aumento de la supervivencia después de la cirugía, los médicos y los pacientes están cada vez más preocupados con los factores asociados con la calidad de vida tras la cirugía, incluyendo el estado cognitivo".

Los investigadores siguieron a 225 pacientes, con edades entre los 60 y los 90 años, que fueron sometidos a cirugía de revascularización coronaria, o a un remplazo de válvula, en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, y en el Centro Médico UMass Memorial de Boston, durante un año después de sus cirugías, evaluando tanto el delirio como el deterioro cognitivo.

"Evaluamos la función cognitiva de los pacientes antes de la operación, y un promedio de cinco veces durante el año después de la cirugía", explica el coautor Edward Marcantonio, de la Harvard Medical School, quien añade que "investigaciones anteriores ya habían mostrado una asociación entre el delirio postoperatorio y el declive funcional en las actividades de la vida diaria (como asearse, vestirse, conducir, ir de compras, o preparar la comida).

Sin embargo, aun era incierta la asociación entre el delirio y las dificultades cognitivas a largo plazo. Ahora, este estudio nos ha permitido modelar con precisión el curso de la función cognitiva, y comparar la tasa de recuperación entre los pacientes con, o sin, delirio postoperatorio".

Los resultados mostraron que, en comparación con los pacientes que no experimentaron delirio, los 103 pacientes que presentaron delirio después de la cirugía cardiaca -un 46 por ciento del total- experimentaron un descenso significativo en el rendimiento cognitivo después de la cirugía, según lo determinado por el examen del estado Mini-Mental (EEMM). Cinco días después de la cirugía, casi la mitad de aquellos que no desarrollaron delirio habían regresado a los niveles pre-operatorios de su función cognitiva, mientras que el 20 por ciento de los que desarrollaron delirio regresaron a nivel pre-operatorio seis meses después la cirugía. Aunque los pacientes que presentaron delirio tardaron más en volver a su nivel pre-operatorio de desempeño cognitivo, éstos siguieron mejorando en las semanas y meses posteriores a la cirugía.

Estos hallazgos sugieren que la identificación de pacientes con alto riesgo de padecer delirio antes de la cirugía, y promover el uso de intervenciones para prevenir el delirio en pacientes quirúrgicos cardíacos, puede tener importantes beneficios -al mejorar la tasa de recuperación de las capacidades cognitivas, y la recuperación funcional después de la cirugía.

Por otro lado, "dado que los pacientes que sufren de delirio siguen mostrando mejoría en la función cognitiva seis meses después de la cirugía, ampliar los servicios adicionales de rehabilitación en estos pacientes pueden tener beneficios adicionales", añade el coautor Richard N. Jones, del Hebrew SeniorLife, y profesor en la Harvard Medical School.