Publicado 30/10/2020 14:40CET

Los presupuestos recogen 5 millones de euros para el centro de Salud Pública, que podría estar listo en un año

El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i) comparece en rueda de prensa para detallar el proyecto de PGE 2021 correspondientes a Sanidad, en Moncloa, Madrid (España), a 30 de octubre de 2020.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i) comparece en rueda de prensa para detallar el proyecto de PGE 2021 correspondientes a Sanidad, en Moncloa, Madrid (España), a 30 de octubre de 2020. - EUROPA PRESS/J. Hellín. POOL - Europa Press

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha avanzado que el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 recoge cinco millones de euros para la puesta en marcha del nuevo Centro Estatal de Salud Pública, que se prevé esté listo en un año e incluirá al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dirigido por Fernando Simón.

En rueda de prensa este viernes, Illa ha presentado las principales novedades del anteproyecto en materia sanitaria. En concreto, se recoge un aumento del 75,3 por ciento del presupuesto destinado a política sanitaria: 7.330 millones, lo que supone un aumento de más de 3.149 millones, entre ellos 1.098 para el refuerzo de la Atención Primaria y 1.018 para la compra de vacunas contra el coronavirus. Respecto a la partida destinada al Ministerio de Sanidad, se contempla un presupuesto total de 3.421 millones de euros, frente a los 327 del año anterior, es decir, "diez veces más, un incremento muy importante", ha resaltado Illa.

El ministro ha calificado el anteproyecto como "los presupuestos de la transformación". "Es la mayor dotación de recursos para la sanidad pública de toda nuestra historia. Esto deja a las claras que la salud es una prioridad para este Gobierno. La protección de la salud es contemplada no como un gasto, sino como una inversión. Su contenido está orientado a combatir los efectos de la crisis sanitaria y proteger el Estado de Bienestar para cuidar a la ciudadanía", ha destacado el ministro.

Así, ha pormenorizado que la intención del Ejecutivo con los presupuestos en materia sanitaria siguen tres prioridades: "Medidas contundentes para controlar la pandemia, reforzar la estructura del Sistema Nacional de Salud (SNS) ante futuros desafíos y la modernización de un modelo sanitario basado en la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, con criterios de cohesión, equidad y calidad".

En cuanto al nuevo Centro Estatal de Salud Pública, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha resaltado que se trata de "un hito en España". Illa ha detallado que se dotará "del personal correspondiente" y que "la idea es que incluya al CCAES y otros servicios que se están estudiando".

"El compromiso que adquirimos es que estaría creado antes de un año. Llevamos varios meses trabajando en la estructura que tiene que tener. No está decidida la sede ni quién lo va a dirigir. Estamos trabajando en la estructura y en la naturaleza jurídica para que pueda cumplir con agilidad lo que le mandemos", ha añadido el ministro.

Entre otras medidas, se incorporan más de 20 millones de euros para la adquisición y almacenamiento de medicamentos críticos que se utilizan en unidades de cuidados intensivos (UCI), algo "muy relevante" dado el alza de la pandemia de COVID-19, según ha destacado Calzón. Asimismo, la compra centralizada de medicamentos y productos sanitarios está dotada con 73 millones.

Los presupuestos del Gobierno contemplan 48 millones de euros para ampliar la cobertura de la salud bucodental. "Es un indicador claro de la desigualdad en salud. Es nuestro compromiso generalizar unos criterios de igualdad en la salud bucodental, sobre todo protegiendo a la población infantil, mujeres embarazadas y personas con diversidad funcional", ha comentado Calzón.

Se incluye una partida, "por primera vez desde 2013", para las políticas de cohesión y equidad en el SNS, con 66,89 millones de euros. "Es una medida absolutamente fundamental para conseguir la equidad en todo el territorio nacional y dar apoyo a los centros de referencia". También está presente una "mejora" de los planes de formación continuada de los sanitarios, así como una mejora de la profesionalización de los puestos directivos del SNS, con un incremento de 1,6 millones de euros frente al año anterior.

La dotación del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) asciende a 73 millones de euros, que destinará, entre otros proyectos, a la finalización del Hospital Universitario de Melilla y a la ampliación del Centro de Salud de Ceuta. Un total de 17,5 millones de euros se aportarán para planes de prevención de las adicciones en entidades locales y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) tendrá un incremento de un 7 por ciento con respecto a 2020, con el objetivo de "continuar con el liderazgo internacional y facilitar el acceso a las personas con mayores dificultades".

300 MILLONES PARA SALUD DIGITAL, FRENTE A LOS 15 DEL AÑO PASADO

Por su parte, el secretario general de Salud Digital, Alfredo González, ha anunciado que la financiación para la salud digital, información e innovación aumentará hasta los 295,5 millones de euros en 2021 si se aprueban los presupuestos, más del 90 por ciento de ellos con financiación de los fondos europeos, en comparación con los 15 millones de euros del ejercicio anterior.

En concreto, 50,6 millones irán destinados a "ampliar proyectos", como desarrollar un sistema de salud "más digital", la interoperabilidad electrónica entre todas las CCAA, impulsar la analítica de datos y la inteligencia de negocio o desarrollar servicios públicos digitales para el Sistema Nacional de Salud.

Dentro de la iniciativa europea 'REACT-UE', de la que se reciben 234 millones a repartir entre las CCAA, el Ministerio de Sanidad tiene previsto desarrollar y lanzar un centro de salud virtual, que "vaya más allá de la simple telemedicina", ha avanzado el secretario de Salud Digital.

Además, ha precisado que se contempla "crear un gran espacio de datos", la transformación digital de la gestión de los servicios de salud, crear una "nueva" historia digital de salud, reforzar los sistemas de información de vigilancia epidemiológica y la atención personalizada para crónicos o personas mayores a través de tecnologías "disruptivas" como el 'blockchain'.

Para leer más