Actualizado 26/06/2013 14:34:26 +00:00 CET

El presupuesto de la AEMPS se redujo en 2012 un 1,8% con respecto al año anterior

pastillas, fármacos, medicamento, medicinas
PÖLLÖ/WIKIMEDIA COMMONS

Su participación como ponente o estado miembro de referencia en procedimientos europeos ha aumentado un 238%

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presupuesto de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, se redujo un 1,8 por ciento en 2012 respecto al año anterior, pasando de 49 millones de euros a 48,2 recibidos el pasado ejercicio, según se desprende de su memoria anual de actividades, presentada este miércoles por la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas.

Esta bajada es más significativa si se tiene en cuenta que en los dos últimos años se ha reducido un 8,4 por ciento el presupuesto; esta reducción obedece a "la política de austeridad y rigor presupuestario", sostiene la memoria, que destaca que, a pesar del menor presupuesto, aumentó significativamente la actividad de la organización.

El informe subraya la labor realizada por la AEMPS a nivel europeo, tanto por su participación en procedimientos de evaluación y autorización de medicamentos como por su papel en la elaboración de las nuevas regulaciones comunitarias de farmacovigilancia, de prevención de la entrada de medicamentos falsificados y de cosméticos.

En ella se puede observar que las actividades que la AEMPS realiza en el ámbito de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) han representado el 13,5 por ciento del total, lo que sitúa a España en la quinta posición dentro de la Red de Agencias Europeas por volumen de trabajo.

La participación de la AEMPS como ponente o estado miembro de referencia en procedimientos europeos es muy destacable, con un 238% de crecimiento respecto del año anterior. "Esto significa un mayor apoyo a la industria española que quiere introducir sus productos en Europa y también que medicamentos registrados en nuestro país tienen, igualmente, acceso a otros países europeos", señalan.

LEVE DESCENSO AUTORIZACIONES

Entre los principales resultados contenidos en la memoria destaca la autorización de medicamentos de uso humano, donde se desprende un leve descenso, ya que se paso de 1.934 autorizaciones en 2011 a 1.829 en 2012. De ellos el 79,3% (1.452) de las autorizaciones fueron de medicamentos genéricos y 377 (20,6%) de las autorizaciones tuvieron otra base legal; en ambos casos se mantuvieron aproximadamente con respecto a las cifras del pasado año.

Al finalizar el año 2012 había un total de 15.826 medicamentos autorizados en España, lo que ha supuesto un descenso del 1,3% con respecto al 2011), de los cuales 411 (2,5%) se encontraban en situación de suspensión temporal de la autorización de comercialización, habiéndose tramitado 375 nuevas solicitudes de suspensión durante el año 2012.

Respecto a la distribución de los medicamentos autorizados en función de sus condiciones de prescripción y dispensación en 2012, el informe muestra que un 73 por ciento son de prescripción, un 14 por ciento son de uso hospitalario, un 8 por ciento sin prescripción y un 5 por ciento de diagnóstico hospitalario.

INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN

Otra de las líneas prioritarias de actuación de la AEMPS durante el año 2012 ha sido apoyar la investigación, desarrollo e innovación en materia de medicamentos y productos sanitarios. En este sentido, la Agencia autorizó un total de 745 ensayos clínicos y 156 productos en fase de investigación.

En el campo de los medicamentos de uso humano también han tenido especial relevancia los primeros Informes de Posicionamiento Terapéutico, elaborados con la participación de las comunidades autónomas.

En 2012 se ha desarrollado una gran actividad en investigación clínica con medicamentos veterinarios, con 40 ensayos clínicos autorizados. España es el único país de la UE con legislación propia para ensayos clínicos veterinarios.

Asimismo, 2012 ha sido el año en el que se ha concretado la propuesta de nuevos formatos de los antibióticos, adaptados a la duración del tratamiento. Esta adecuación de los formatos, que en estos días está llegando a las farmacias, tiene como objetivo que los pacientes reciban la cantidad exacta de antibióticos necesarios para completar su tratamiento, lo cual tendrá un impacto relevante sobre la racionalización en el uso de los medicamentos, pero también sobre la salud pública.

FARMACOVIGILANCIA Y CONTROL

Por otro lado, muestra que España sigue siendo uno de los países europeos con mayor notificación de sospechas de reacciones adversas a medicamentos por parte de los profesionales sanitarios. En el año 2012, el Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano recibió 15.579 notificaciones de sospecha de reacción adversa. Debe destacarse el importante incremento de actividades de evaluación de la seguridad de medicamentos a nivel europeo en este primer año de entrada en vigor de la directiva de farmacovigilancia.

Aunque el mayor incremento se ha dado en el número de incidentes adversos recibidos, un total de 3.159, según informan, tras alertas por el fraude de las prótesis Poly Implant Prothèse (PIP) y por las prótesis de cadera metal-metal.

Asimismo, durante el año pasado, el Departamento de Inspección y Control de medicamentos de la AEMPS llevó a cabo un 15% más de inspecciones de Normas de Correcta Fabricación de medicamentos, tanto a nivel nacional como internacional. Además, la AEMPS ha puesto en marcha una sección en su web para informar sobre los problemas de suministro de determinadas presentaciones y, en su caso, de alternativas de tratamiento.

En lo relativo a los medicamentos ilegales y falsificados, la AEMPS ha incrementado en un 79% las actuaciones en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en relación a este fenómeno. El número de muestras para analizar ha aumentado en un 87% y las actuaciones contra la venta ilegal por Internet han subido un 71% (de 125 a 214).

En el área de medicamentos veterinarios se ha autorizado la comercialización de 162, lo que supone un incremento del 19%. La farmacovigilancia veterinaria ha registrado un 70% de aumento de las notificaciones de sospechas de reacciones adversas.