Publicado 12/05/2021 12:01CET

Presidente del Consejo General de Enfermería asegura que el colectivo no dejará de ofrecer los mejores cuidados

Archivo - El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya
Archivo - El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya - CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA - Archivo

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha asegurado, con motivo del Día Internacional de las Enfermeras, 12 de mayo, que "ni la saturación, ni la muerte de tantas personas minarán" las ganas de las enfermeras de ofrecer los mejores cuidados, las "24 horas y los 365 días al año".

Así, y tras mostrar su "orgullo" por el trabajo realizado por el colectivo, especialmente durante la pandemia del Covid-19, Pérez Raya ha subrayado la "máxima profesionalidad" de las enfermeras y ha evidenciado su "inmensa gratitud por el esfuerzo realizado en hospitales, Atención Primaria, colegios, empresas y en los servicios de emergencias.

"Las 316.000 enfermeras y enfermeros sabemos que ni los contratiempos, ni la falta de medios, ni la saturación, ni la muerte de tantas personas minarán nunca nuestras ganas de ofrecer los mejores cuidados a quién los necesita, con pandemia o sin pandemia. Cada día y durante las 24 horas del día y los 365 días del año", ha dicho.

No obstante, Pérez Raya ha lamentado que los políticos no hayan abordado los problemas de los cientos de miles de enfermeras que lo han "dado todo y seguirán haciéndolo", por lo que ha recordado que es el momento de decir "basta ya".

"Porque los ciudadanos no merecen que las ratios de enfermeras en nuestro país nos sitúen a la cola de Europa, ni que os forméis como enfermeras especialistas para luego no poder ejercer en el ámbito en el que os habéis especializado o que al final tengáis que ofrecer vuestro talento y trabajo en otros países", ha dicho.

En este sentido, ha avisado de que las enfermeras no se merecen que los gobernantes "ignoren las especialidades y la prescripción", que vivan "instaladas en la precariedad y la inestabilidad laboral", que les pongan "techos de cristal" para acceder a algunos puestos directivos y que se les "relegue a un nivel profesional que no les corresponde" cuando todas deberían ser A1.