Presentan el primer atlas visual sobre Dermatología en pacientes con piel negra

Actualizado 18/05/2011 14:50:59 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Dermatólogos españoles han presentado este miércoles el primer atlas visual sobre Dermatología en pacientes con piel negra. La obra, que ha contado con la colaboración de Grupo Ferrer, está compuesta por fotografías y explicaciones textuales de las diferentes patologías, y pretende ser una ayuda en la asistencia dermatológica diaria de estos pacientes.

Y es que, como explica el jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Universitario San Cecilio de Granada y uno de los coordinadores del atlas, Ramón Naranjo Sintes, "la piel negra presenta unas características estructurales y funcionales diferentes a otros tipos de piel".

Estas diferencias se traducen en "diferentes manifestaciones clínicas", que dificultan el diagnóstico y el abordaje de estos pacientes. Así, por ejemplo una piel negra "nunca presentará un eritema de color rojo" y el grosor de la lesión "es más elevado en la piel negra que en la blanca", detalla Naranjo.

Además, y como añade la otra coordinadora del atlas y médico adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital del Mar de Barcelona, Gemma Martín Ezquerra, en los pacientes de piel negra "se modifica y amplia el espectro de enfermedades dermatológicas".

"Así -prosigue la experta- existen tipos especiales de alopecia, formas más severas de acné, trastornos frecuentes en la cicatrización de las heridas y alteraciones de la pigmentación que precisan de un diagnóstico y tratamiento adecuado".

El libro esta compuesto por tres bloques. "El primero aborda las características estructurales y funcionales de la piel negra, mientras que el segundo hace referencia a aquéllas dermatosis que, por su configuración y frecuencia podrían ser de interés no sólo para el dermatólogo, sino para cualquier otro profesional sanitario", explica Naranjo.

Por su parte, el tercer apartado recoge los procesos infecciosas "de importancia vital", tanto por ser autóctonos como aquellos que pueden adquirir los viajeros, como la úlcera de Buruli y las dermatosis parasitosas sin olvidar la lepra, que aunque está "en franco retroceso" en España se siguen diagnosticando pacientes de África y Latinoamérica.

Durante los últimos años, los movimientos migratorios han contribuido a que más del 10 por ciento de nuestra población sea inmigrante y, en una proporción muy significativa, tenga orígenes no caucásicos. "Los dermatólogos no hemos sido entrenados para su atención adecuada. La dermatología clásica ha sido escrita por dermatólogos blancos y se han olvidado las características de la piel pigmentada", reconoce Martín.