La predilección de las mujeres por el color rosa podría tener un origen biológico más que cultural

Actualizado 20/08/2007 20:15:17 CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La predilección de las mujeres por el color rosa podría ser biológica y no cultural, según sugiere un estudio de la Universidad de Newcastle en Reino Unido que se publica en la revista 'Current Biology'. Según los autores del trabajo, la explicación de la preferencia por colores de esta gama podría proceder de la época en la que los humanos eran cazadores y las mujeres, las principales recolectoras, podían haberse beneficiado de su capacidad para identificar los frutos rojos maduros.

En una sencilla prueba, los investigadores pidieron a 171 hombres y mujeres jóvenes que seleccionaran lo más rápidamente que pudieran su color preferido entre una serie de rectángulos coloreados que se les presentaban por parejas.

Según los investigadores, el color favorito universal para todos parecía ser el azul. Sin embargo, las mujeres tenían una preferencia por la parte final de rojos del eje rojo-verde y esto cambiaba su preferencia de colores ligeramente del azul al rojo, lo que tiende a convertir en los colores preferidos los rosas y lilas.

Las diferencias entre hombres y mujeres fueron lo suficientemente claras como para permitir a los investigadores predecir el sexo de un participante basándose en su perfil de preferencia de colores.

Los investigadores decidieron entonces estudiar si las diferencias sexuales en la preferencia del color dependían más de la biología o de la cultura, para lo que evaluaron un pequeño grupo de personas de nacionalidad china y compararon los resultados con los de los participantes británicos caucasianos. Los resultados en el grupo de chinos fueron similares, lo que según los autores refuerza la idea de que las diferencias sexuales podrían ser biológicas.

"La evolución podría haber llevado a las mujeres a preferir los colores rojizos, como las frutas rojizas o las caras rojizas saludables. La cultura podría aprovechar y aumentar esta preferencia femenina natural", explica Anya Hurlbert, directora del estudio.

Sobre la preferencia universal del azul, Hurlbert señala que sólo se pueden realizar especulaciones que también conducen a un escenario evolutivo en el que si se regresara a los días de la sabana, las personas tendrían una preferencia natural por un cielo azul claro ya que indicaría buen tiempo o por el azul claro como señal de una buena calidad de una fuente de agua.