Publicado 10/06/2022 14:17

PP y VOX, en contra de la regulación del cannabis medicinal por falta de "evidencia científica sólida"

Archivo - Marijuana. Cannabis joint being prepared. Medical or recreative
Archivo - Marijuana. Cannabis joint being prepared. Medical or recreative - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MMEEMIL - Archivo

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Partido Popular (PP) y VOX han rechazado la regulación del cannabis medicinal debido a la falta de "evidencia científica sólida", según consta en las conclusiones de la Subcomisión de regulación del cannabis para uso medicinal en el Congreso de los Diputados, a las que ha tenido acceso Europa Press.

"Todavía no hay evidencia científica sólida que permita la legalización de esta sustancia", resume el PP en su postura, donde muestran sus dudas acerca de que haya estudios suficientes que respalden su regulación con fines terapéuticos.

Por todo ello, consideran que "no tiene sentido" que se recoja una propuesta de distribución del cannabis medicinal ni a través de farmacias ni de hospitales. "Entre el prohibicionismo y la liberalización, la regulación basada en la experiencia pero con investigación de calidad y con avales de seguridad y eficacia", insisten.

Así, condicionan todos los avances en la regulación a la "autorización por el organismo regulador", es decir, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad.

Antes, reclaman la elaboración de un libro blanco liderado por el Ministerio con el que "esclarecer desde el rigor y la evidencia científica los niveles reales de calidad, eficacia y seguridad del uso medicinal del cannabis en España, teniendo en cuenta para ello la participación y las aportaciones de organismos públicos, del ámbito asistencial, de la investigación, de instituciones privadas, sociedades científicas, asociaciones de pacientes, tanto nacionales como del ámbito internacional".

Por último, también advierten sobre los riesgos de la sustancia, por lo que piden "analizar la percepción de riesgo que puede entrañar la banalización del consumo de esta sustancia puede generar en nuestro país".

VOX no realiza ningún tipo de propuesta para la regulación del cannabis, centrándose en advertir de las consecuencias para la salud de esta "droga de abuso". Igualmente, acusan los partidos de izquierdas de querer legalizar su uso terapéutico como primer paso hacia el de ocio. "Lo que pretende la izquierda es que la legalización del uso medicinal sea seguida de la legalización del uso recreativo", argumentan.

La formación liderada por Santiago Abascal esgrime que "ninguno" de los ponentes en la Subcomisión presentó "datos fehacientes y cuantitativos sobre las necesidades no cubiertas y sobre el número de potenciales pacientes beneficiarios".

"Sí es cierto que se presentaron algunas experiencias personales, que no por ser dolorosas no dejaban de ser anecdóticas: casos individuales, no series de pacientes", apuntan.

VOX también explica que "todos los datos que presentaron los partidarios de la legalización del uso medicinal eran procedentes de encuestas u observaciones no controladas". "Las presiones para legalizar el uso medicinal del cannabis recuerdan lo que pasó con el tabaco y con la crisis de los opioides, aspectos que curiosamente, no se han mencionado", critican.

También aseguran que su regulación podría conllevar un aumento del mercado negro. "Uno de los argumentos repetidos por los comparecientes favorables al uso de cannabis medicinal era que podría disminuir el mercado negro, un argumento que también se ha utilizado frecuentemente para legalizar el uso del cannabis recreativo. Ninguno de los otros comparecientes pudo aportar datos fehacientes sobre este aspecto. De hecho, el mercado negro sigue creciendo en California cinco años después de su legalización", remachan.

CIUDADANOS, MÁS ALLÁ QUE EL PSOE

Por su parte, Ciudadanos se ha desmarcado de la posición de PP y VOX. De hecho, se sitúa incluso más cerca de los postulados de Unidas Podemos, ERC, PNV y Bildu que de los del texto original del PSOE.

Por ejemplo, la formación liderada por Inés Arrimadas quiere que se distribuya en cualquier farmacia una vez sea prescrito por médicos de la sanidad pública, yendo más allá que el planteamiento socialista de dispensación hospitalaria.

Sin embargo, sí se alinean con los postulados del PSOE en cuanto al registro de pacientes a los que se prescribe el cannabis, para poder evitar problemas de accesibilidad en caso de que se cambien de comunidad autónoma.

Tras la presentación de todas las propuestas de conclusiones, los grupos de la subcomisión de cannabis medicinal del Congreso tendrán hasta el 21 de junio para negociar las conclusiones definitivas, de acuerdo a la normativa de la Cámara Baja.

Contador