Actualizado 15/03/2007 22:00:06 CET

La portavoz de Sanidad del Grupo Socialista descarta un debate sobre eutanasia al no haber "demanda social"

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, Isabel Pozuelo, descartó hoy reabrir un debate sobre eutanasia porque consideró que "no hay demanda social en este momento", por lo que ve más oportuno trabajar en el avance de los cuidados paliativos y en posibilitar que la sociedad pueda expresar su voluntad vital.

En declaraciones a Europa Press, Pozuelo recordó que el pleno del Congreso ya rechazó recientemente la moción de IU-ICV en la que se instaba a la Cámara Baja a constituir una comisión no permanente que abriese el debate en torno a la eutanasia.

Para la portavoz socialista, más que reabrir un debate que no correspondería a la inquietud social, es más importante optar por un avance en las condiciones de vida del paciente en su tránsito hacia la muerte, en establecer garantías y seguridad de los pacientes y profesionales y en ofrecer a cada ciudadano el derecho a expresar su voluntad y dar las instrucciones que considere oportunas en la última etapa de su vida con la libertad y la confidencialidad necesarias.

"Esto y la eliminación del exceso terapéutico que alargue innecesariamente la vida son las líneas de trabajo por las que hay que avanzar", explicó.

Así, explicó que en este sentido, existen importantes movimientos al respecto, como la 'Estrategia de Cuidados Paliativos', aprobada en el Consejo Interterritorial de Salud. "Es lo que cabe esperar en estos momentos de la autoridad sanitaria y lo que profesionales sanitarios y pacientes esperan que se desarrolle", dijo.

"NO ES EUTANASIA"

Con respecto al caso de Inmaculada Echevarría, Pozuelo cree que "se ha cumplido su voluntad, que era la de morir con dignidad y libre de sufrimiento" y que "no es eutanasia en absoluto".

Para la portavoz, la Administración sanitaria andaluza ha garantizado "escrupulosamente" el derecho a decidir de la enferma, una decisión amparada por la Ley de Autonomía del paciente y que ha contado con todos los informes preceptivos obligatorios, como el de la Comisión de Ética e Investigación de la Comunidad Autónoma y, de manera añadida, con la respuesta positiva del Consejo Consultivo andaluz.