Pilar Urbano cree que la Reina ha querido "tirar de la manta" en su libro para "amadrinar" a los futuros monarcas

Actualizado 24/11/2008 20:55:39 CET

Afirma que la obra tiene "vidrios de punta, se abra por donde se abra", porque Doña Sofía "no se ha cortado un pelo"

SANTANDER, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La periodista Pilar Urbano aseguró hoy en Santander que tiene la "impresión" de que en su libro sobre la Reina, Doña Sofía ha "hablado con toda libertad, ha tirado de la manta y ha dicho lo que ha querido" para "amadrinar y promocionar" a Don Felipe y Doña Letizia como "prototipo" de Príncipes "muy similares" al modelo europeo actual, en el que "prima" el amor en la pareja y "el deber y el sentido de servicio" a su país.

En su opinión, la Reina habla de una Monarquía "pegada al terreno, al asfalto, al cemento" pero "socializada", es decir, "más imbricada" en los intereses, problemas y demandas de la sociedad y, también, "más plebeya", debido en parte a "ese flujo de sangre nueva, de sangre roja".

Urbano hizo estas declaraciones en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Santander, adonde acudió para firmar ejemplares de su obra, que llegó a las librerías el pasado 30 de octubre y del que ya se han editado 230.000 copias. Precisamente, en la jornada de hoy se ha puesto en marcha la tercera edición.

Sobre el libro, Urbano afirmó que, "lo abras por donde lo abras, tiene vidrios de punta" porque la Reina "no se ha cortado un pelo". Precisamente, comentó que recientemente le han llamado de un periódico británico para saber si Doña Sofía habla de la Monarquía y la aristocracia de este país. Y, ante esta situación, la escritora confesó que "se hizo la sueca" porque "habla mucho" y "no dice de todos ellos cosas muy agradables".

En cualquier caso, defendió que ella se ha "limitado" a "transcribir" lo que la Reina decía. "No es mi culpa si a alguien no le gusta" el libro, sentenció, a la par que comentó que Doña Sofía es "muy libre" tanto en "su pensamiento" como en "su expresión" y "en su vida".

POLÉMICA

Respecto a la polémica que se generó por algunas de las opiniones de la soberana que aparecen en el libro como, por ejemplo, el matrimonio entre homosexuales, Urbano dejó claro que ella no ha "orquestado" la "dichosa polémica". "Ni soy capaz", apostilló.

Recordó que, el día de la presentación, un periódico había conseguido un ejemplar seleccionando algunos pasajes del libro, como las declaraciones sobre los gays. En cualquier caso, la periodista opinó que la Reina "no dice nada contra ellos" sino que "si se casan, que no sea en matrimonio". No obstante, este hecho provocó un "escozor" sobre un colectivo "no muy numeroso" pero "muy sensible" que llegó a exigir la abdicación de la Reina.

En cuanto al desmentido por parte de la Casa Real, aseveró que "no hay tal comunicado", algo que, según dijo, "no se ha sabido hasta hace tres o cuatro días" cuando una periodista americana llamó al Palacio de la Zarzuela --"hizo lo que no había hecho ningún periódico español"-- y, al preguntar por dicho comunicado, le dijeron que "nunca habían hecho un comunicado" sino que fueron unas declaraciones verbales.

Además, Pilar Urbano hizo referencia a "otras falsedades" en torno a su obra como el hecho de que no se basa en una entrevista sino en "varias conversaciones" realizadas entre los meses de julio y octubre. Además, señaló que algunos de los cuestionarios se actualizaron incluyéndose preguntas como el accidente aéreo de Spanair o los Juegos Olímpicos de Pekín.

"JUEGO LIMPIO"

En este sentido, defendió el "juego limpio" que ha habido por su parte en torno al libro. Así, indicó a la Reina que hablara "con confianza" y prohibiera o vetara aquellas cuestiones que no le interesaran. "Igual que en el libro anterior", señaló, al tiempo que recalcó que "existía confianza" entre ambas.

Incidió en que dicha confianza así como la "lealtad" y "agradecimiento" hacia la Reina se plasma en los textos que se envían a Zarzuela. "La Casa Real se da por enterada de la existencia del libro y de su contenido", afirmó Urbano, quien agregó que "a las 60 horas me dan luz verde" y "a máquinas". "Todo era un juego limpio entre nosotras", insistió.

A preguntas de los periodistas sobre si a raíz de la polémica ha mantenido alguna conversación o contacto con Doña Sofía, la periodista contestó que "lo que hay entre la Reina y yo, es para la Reina y para mi". "La lealtad mía hacia la Reina y la confianza de la Reina hacia mi está inalterada", aseguró.

Tras dejar claro la libertad de la soberana, la escritora afirmó que ante cuestiones de carácter político o "cosas comprometedoras" "ha eludido" pronunciarse, pero "opina con libertad sobre otros temas".

Así, señaló que si había "inquietudes en el ambiente" esto queda "reflejado" a pesar de que "ella no contesta". "Queda constancia de que yo le pregunto pero no me dice nada", aseguró, al tiempo que manifestó que "se demuestra así que ella es una persona libre y que yo no soy una periodista sacacorchos".

De la soberana también afirmó que "es una tía estupenda" y que "tiene mucho sentido común y del humor".

"PRESTIGIO"

Finalmente, y preguntada por la evolución de la Monarquía en España, Pilar Urbano consideró que ha otorgado un "prestigio" al país y que la figura de los Reyes "nos ha dado un crédito en el exterior que no teníamos".

Además, subrayó que "quizá la única ventaja" de la Monarquía sobre la República es la "continuidad" que supone que el jefe del Estado sea un monarca, algo que permite llevar a cabo "grandes obras que requieren más tiempo que un mandato de cuatro años".