Actualizado 25/02/2010 18:06 CET

Piden mayor protagonismo del médico de Primaria para detectar el cáncer colorrectal

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El médico de Atención Primaria debe ser capaz de determinar cuándo hay que realizar un 'screening' con el fin detectar precozmente el cancer colorrectal, enfermedad de la que anualmente se diagnostican 21.000 nuevos casos y provoca más de 10.000 muertes, afirmó el doctor Julio Zarco, presidente de SEMERGEN, durante la presentación de la 'Guía de prevención y manejo del cáncer colorrectal en Atención Primaria', elaborada por Semergen con el patrocinio de Merck Serono.

Zarco explicó que los médicos pueden ser capaces de ello "por su capacidad de prevención y detección precoz familiar, ya que los profesionales de la AP tienen la historia clínica del individuo y además su árbol genealógico, con el que se pueden estrablecer estrategias preventivas de otros miembros de la familia, con la carga del antecedente".

En este sentido, el doctor Enrique Peña Forcada, editor de la guía y coordinador del grupo de Digestivo de SEMERGEN, recordó que "cerca del 10 por ciento de los pacientes tienen una predisposición hereditaria y hasta un 25 por ciento tienen historia familiar de cáncer colorrectal".

El doctor recalcó que el principal problema que se encuentra el médico para esta labor es "la falta de tiempo". Por ello afirmó que "si el médico de AP tiene sólo cinco minutos para cada paciente es muy difícil que se ocupe de estos temas, por lo que el paciente debe estar concienciado sobre este problema para que pueda acudir a su médico de familia y consultarlo directamente".

Así, Peña llamó la atención sobre los principales síntomas de alarma que deben hacer pensar que hay que consultar con el médico, como son "la sangre roja en las deposiciones mezclada con las heces normales o una rectorragia (sangre roja sin deposición), el dolor abdominal que no cede con la deposición o despierta por la noche, la pérdida de peso sin causa aparente o la alteración en el ritmo intestinal de una forma brusca".

ESTUDIO GENÉTICO

Además, si se tiene algún familiar con cáncer colorrectal es conveniente preguntarle al médico qué pruebas y cuándo se deben realizar. "Si no se ha hecho un estudio genético y se ve que se cumplen criterios de enfermedad hereditaria no polipósica o algún síndrome polipósico hereditario sería conveniente hacer uno", indicó Peña Forcada.

Sin embargo, si el familiar no cumple estos criterios "depende del número de familiares afectos y el grado de parentesco así como la edad de diagnóstico del pariente más joven para iniciar el cribado del cáncer colorrectal".

De esta forma, por ejemplo "si tiene dos familiares de primer grado diagnosticados de cáncer colorrectal se debería realizar una colonoscopia a partir de los 40 años y repetirla cada cinco años para la detección de pólipos que se puedan predisponer a su malignización. Sin embargo, si sólo se tiene un familiar afectado por la enfermedad y es de segundo o tercer grado se puede iniciar el cribado, a partir de los 40 o 50 años respectivamente con la detección de sangre oculta en heces, de forma anual o bianual. Junto a esta prueba debería asimismo realizarse una sigmoidoscopía cada cinco años y una colonoscopia completa cada diez años", explicó.

El director de la Unidad de Oncología de Merck Serono, Álvaro Rogado, señaló que "la prevención es el mejor arma para tratar el cáncer de colon, y son los especialistas de Atención Primaria quienes pueden detectar anticipadamente esta patología y derivar así a los pacientes al especialista".

Finalmente, el presidente de Eurocolon, asociación de pacientes de esta enfermedad, Alejandro García-Cubillana, indicó que "la enfermedad se detecta muchas veces ya en esta avanzado, por lo que es muy importante que los pacientes con antecedentes familiares estén concienciados y se realice el screening pronto, como ya se hace en otros países de Europa, donde tienen tasas más bajas de mortalidad para este cáncer".