El peso excesivo de las mochilas de los niños puede provocar problemas de espalda crónicos en edad adulta, según experto

Actualizado 08/09/2008 13:23:24 CET

VALENCIA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El especialista en cirugía ortopédica y traumatología de la Clínica Quirón de Valencia, Héctor Pérez Caballero, indicó hoy que el excesivo peso de las mochilas de los escolares puede acarrear problemas musculares o sobrecargas en las articulaciones en los menores, que pueden derivar en patologías degenerativas o crónicas en edad adulta.

Así, el doctor Pérez indicó a Europa Press que "la presión escolar" obliga a llevar a los niños mucho peso, circunstancia que puede producir sobrecargas musculares o en las articulaciones vertebrales de los menores, además de discopatías precoces o dolores articulares en la zona posterior con sobrecargas articulares, "que son bastante difíciles de controlar una vez que se han establecido como tales".

Por ello, el médico recomendó que los pequeños no transporten en sus mochilas más del 10 ó 15 por ciento de su peso corporal, y que se coloquen estas bolsas de manera correcta, "en la parte alta de la espalda".

Así, dijo que las mochilas tienen que estar almohadilladas y colocadas sobre ambos hombros, "y no sólo en uno", y apoyada en la zona dorsal, "con los tirantes no excesivamente largos". En caso contrario, explicó, aumentaría la carga lumbar y se sobrecargaría la zona.

Además, aconsejó que al llevarla no se tiren los hombros "excesivamente para adelante", porque de esta manera se arquea la columna en "sentido contrario y sobrecargaría la columna cervical". Recomendó también colocar correctamente el peso en el interior de la mochila, para que éste no caiga verticalmente hacia el suelo, lo que provocaría arquear la espalda.

El facultativo señaló también que las mochilas deben "adaptarse" a la edad y el tamaño del niño, y no usarlas durante varios años. En este sentido, comentó que "una mochila no es mala por sí misma, sino que es mala por la forma de llevarla".

CARRITOS

En cuanto a los carritos o mochilas con ruedas existentes en el mercado, el galeno indicó que éstos no cargan sobre la espalda, pero hay que tener cuidado con ellos y procurar que sean "regulables en altura para adaptarlo a la estatura del niño". En cualquier caso, dijo, "no se deben elevar con el asa estirada para subir escaleras o bordillos", ni correr tirando de ella, porque "se está haciendo un gesto muscular con un brazo rotado hacia atrás".

Además de con las mochilas, hay que tener cuidado con las posturas de los escolares en los pupitres del colegio, que en su opinión deberían ser regulables en altura, o al usar el ordenador. En este sentido, este experto recomendó situar las pantallas de manera centrada y no a un lado. A la hora de leer, apostó por la utilización de atriles.

El doctor Pérez, que es también responsable de la Unidad de Columna de la Unión de Mutuas, señaló que, según estudios, hay un 60 por ciento de niños en edad escolar que tiene en algún momento dolor de espalda. Estos dolores, por sí solos, no son "llamativos" pero podrían "esconder" otras patologías más graves, por lo que recomendó visitar al médico cuando los niños tengan más de un episodio de dolor.

Además, el doctor insistió en que una patología lumbar o una sobrecarga en la infancia "puede derivar en un adulto con problemas crónicos de columna por deterioro de los sistemas de ligamento o disco". Por ello, incidió en la importancia de realizar una revisión médica cuando persistan los problemas.

El médico, por último, indicó que los problemas de espalda suelen tener mayor incidencia en niñas, con una masa muscular menor normalmente, que en niños, y recomendó que los menores no lleven una vida sedentaria.