Actualizado 04/02/2013 9:17:54 +00:00 CET

Las personas que viven cerca del ecuador tienen más riesgo de padecer alergias y asma

Rio De Janeiro
CEDIDA

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las personas que viven cerca del ecuador sufren más estornudos y sibilancias de lo habitual debido al aumento del polen, lo que les puede situar en un mayor riesgo de desarrollar alergia y asma, según un nuevo estudio publicado en la edición de febrero de la revista 'Annals of Allergy, Asthma & Immunology', la revista científica del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI).

"La exposición a los rayos UV-B es mayor en las personas que viven en las zonas más cercanas al ecuador", afirmó Vicka Oktaria, autora principal del estudio. Y sigue: "Este incremento en la radiación UV-B puede estar vinculado a la vitamina D, que se cree que modifica el sistema inmune y estas modificaciones pueden dar lugar a un riesgo elevado de desarrollo de alergia y asma".

Estudios previos han demostrado que la latitud puede reflejar una variación de alérgenos en el aire debido a las diferencias de clima, vivienda, sociales y culturales, pero, según sus autores, esta investigación es una de las primeras que utiliza la ubicación de latitud de los individuos y la exposición a los rayos UV-B para examinar su asociación con la alergia y el asma.

"Las alergias y el asma son enfermedades graves que pueden ser potencialmente mortales si no se diagnostican y se tratan adecuadamente", subrayó el presidente ACAAI, Richard Weber, quien añadió que ambas condiciones pueden ser molestas para las personas, sin importar su ubicación geográfica, y durar todo el año.

Según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, muchas personas que tienen alergia también experimentan síntomas de asma. De hecho, cifran en entre un 75 y un 85 por ciento a los asmáticos que además padecen una alergia.