Las personas con problemas psiquiátricos y las mujeres, las más propensas a sufrir el 'síndrome postvacacional'

Actualizado 01/09/2008 13:11:22 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las personas con dolencias psiquiátricas y las mujeres destacan como los colectivos más propensos a sufrir el denominado 'síndrome postvacacional', que los psiquiatras definen como un estado de ánimo cuyos síntomas "son pasajeros" y que se asocia "a una preocupación".

Así, el psiquiatra del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) Mario Páramo explicó en declaraciones a Europa Press que las vacaciones "suponen un cambio importante y brusco" que, por lo general, suele ser "placentero" por lo que a la vuelta "uno se tiene que enfrentar a la realidad".

Por ello, al retomar la actividad laboral y concluir el periodo de descanso estival, algunas personas pueden sentir ansiedad y depresión, según matizó Páramo, así como "disconfort y mal estar". En concreto, puntualizó que a los pacientes con padecimientos psiquiátricos "les cuesta más adaptarse que a otras personas".

Asimismo, comentó que al margen de esas personas, otras propensas a sufrir el síndrome postvacacional son aquellos "más vulnerables y más sensibles, que se agobian con el retorno y salida de vacaciones".

RECOMENDACIONES

En el caso de las personas con patologías psiquiátricas, como las que sufren ansiedad y depresiones, Marino Páramo recomendó que, como les cuesta más adaptarse a los cambios, necesitan concienciación y "medidas mínima de higiene" como adaptar los tratamientos a los horarios y adecuar la medicación a las actividades vacacionales.

Páramo subrayó, además, que "no se puede planificar en exceso la salida ni la vuelta" de las vacaciones y aconsejó "favorecer el sueño" y realizar ejercicio físico.

Para los que se marchan de vacaciones y que a mediados de mes se suelen sentir desgraciados, el psiquiatra del CHUS recomendó "ponerse en el lado positivo y disfrutar lo que se tiene".

De este modo, a los "que aceleran demasiado y quieren tener todo controlado" les aconseja procurar tener todo cerrado unos días antes del inicio y a los que vuelven al trabajo y se agobian con el inicio les recomienda que "hasta que no lo hagan, que no comenten nada" de su actividad laboral.

ADAPTACIÓN

Con todo, Páramo apuntó que a las personas que padecen el síndrome postvacacional les espera unos días de adaptación, que pueden oscilar entre 24 horas y un mes, para los que padecen problemas psiquiátricos.

Por ello, afirmó que sentir fatiga en la incorporación al trabajo no representa "mayor problema" y reiteró que padecer malestar en el trabajo a la vuelta "es transitorio", por lo que insistió en que "no hay que agobiarse con las sensaciones" porque este estado de ánimo "es pasajero" y, en caso contrario, aconsejó ir al médico.