Parlamentarios europeos y españoles piden a la OMS que invite a Taiwán a la Asamblea Mundial de la Salud

Publicado 24/04/2019 17:25:52CET
FLICKR/US MISSION GENEVA - Archivo

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Parlamentarios europeos y españoles han enviado cartas al director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidiendo que curse una invitación a Taiwán para participar en la próxima reunión de la Asamblea Mundial de la Salud, que se celebra del 20 al 28 de mayo en Ginebra, Suiza.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Parlamentarios y Exparlamentarios Amigos de Taiwán, Francisco Vañó, ha hecho lo propio desde España. En su carta, los diputados europeos hacen hincapié en que Taiwán está estratégicamente ubicado en el Indo-Pacífico, donde la gente y los bienes llegan y se van constantemente, lo cual supone una gran importancia para la prevención de las enfermedades.

Por ello, han solicitado al director general de la OMS que preste atención a las trabas que impiden que Taiwán participe en los mecanismos y actividades de la OMS y, como consecuencia, le imposibilitan a hacer sus contribuciones a la comunidad internacional.

Desde 2009 hasta 2016, Taiwán había participado como observador en las reuniones anuales de la asamblea de la OMS, pero desde 2017, y como resultado de la "fuerte presión ejercida por China continental" sobre la ONU, Taiwán no fue invitado a participar en la Asamblea, quedando así apartado del máximo órgano de toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"En injusto que a los 23 millones de taiwaneses se les niegue el derecho que goza el resto del mundo de participar en el sistema global de prevención de enfermedades sobre la base de equidad. Como los temas sanitarios no conocen de fronteras, un esfuerzo global concertado es la única manera para garantizar efectivamente la salud y el bienestar de la gente del mundo entero", reza la misiva conjunta.

Asimismo, el presidente de la asociación española argumenta en su carta que se trata de una situación "tan injusta como perjudicial" para los intereses sanitarios ya no solo de Taiwán, sino de toda la comunidad internacional. En este sentido, ha subrayado que en asuntos de como el de la salud "ningún país puede quedarse atrás", por lo que ha mostrado su confianza en que la OMS deje a un lado cualesquiera consideraciones políticas y otorgue a Taiwán "el lugar que merece" en el sistema sanitario internacional.