Publicado 26/08/2020 15:52:11 +02:00CET

Los países africanos expresan su preocupación por el COVID-19 e instan a reforzar sus sistemas de salud

Campaña de vacunación contra el cólera en África de la OMS
Campaña de vacunación contra el cólera en África de la OMS - OMS - Archivo

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Salud y los representantes de los países africanos reunidos esta semana en el Comité Regional para África de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han expresado su preocupación por las repercusiones de COVID-19 y han subrayado que la pandemia era un "conmovedor recordatorio" para que los países reforzaran sus sistemas de salud.

El 70º período de sesiones del Comité Regional para África de la OMS, que se celebró virtualmente por primera vez por el COVID-19, también ha celebrado el hito histórico de África en la erradicación del virus de la polio. Han asistido a la reunión más de 500 participantes, entre ellos ministros de salud y funcionarios de 47 Estados Miembros, así como representantes de organismos de las Naciones Unidas, organizaciones intergubernamentales, la sociedad civil, el mundo académico y los asociados para el desarrollo.

Desde que África confirmó sus primeros casos de COVID-19 en febrero, el continente ha registrado más de 1,1 millones de casos. Los gobiernos africanos han reforzado las medidas de respuesta, basándose en medidas como la mejora de la vigilancia, la detección y las restricciones de movimiento adoptadas incluso antes de que el virus llegara al continente.

"Este virus no solo ha afectado a nuestra salud, sino que también ha puesto a prueba nuestra forma de vida, las normas sociales y las economías en general. En África sentimos rápidamente el impacto de la pandemia debido a nuestros débiles sistemas de salud, junto con la mayor carga de enfermedad del mundo", ha comentado el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Ali.

Para minimizar el impacto de la pandemia, Abiy ha solicitado que se mejorara la coordinación de la respuesta de COVID-19; una "voz común" para garantizar el acceso justo y equitativo a las vacunas, los diagnósticos y el tratamiento; y unos sistemas de salud "más sólidos" y una preparación y respuesta "más adecuadas" a las emergencias de salud pública. "El COVID-19 ha enseñado que unos sistemas de salud fuertes son una cuestión de seguridad nacional y supervivencia", ha insistido.

"La pandemia de coronavirus ha demostrado una vez más la importancia de invertir en los sistemas de salud, mejorar el acceso equitativo a la atención y mejorar la preparación para prevenir y controlar los brotes. La recuperación de esta pandemia será incompleta si no se adoptan medidas enérgicas para reforzar los sistemas de salud. Debemos aprovechar la oportunidad y dar el salto para un mañana mejor", ha añadido el director regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti.

En la evaluación de la OMS, se recomienda que los Estados Miembros encuentren la forma de aumentar la financiación pública para desarrollar los sistemas de salud, estudien las iniciativas para impulsar el acceso a los servicios, examinen y determinen las inversiones necesarias en los sistemas de salud, establezcan medidas para vigilar el desempeño de los sistemas de salud a nivel subnacional y aumenten la eficiencia de la financiación disponible, en particular los fondos de donantes, privados y de bolsillo.