Publicado 22/05/2020 10:18:27 +02:00CET

Pacientes ancianos con fibrilación auricular no reciben el mejor tratamiento anticoagulante

Anciano y cuidadora, dependencia. Bastón, perosona mayor.
Anciano y cuidadora, dependencia. Bastón, perosona mayor. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YURI ARCURS PEOPLEIMAGE

   MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

   Expertos de distintas especialidades reunidos en un webinar, organizado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), han avisado de que muchas personas de edad avanzada que, aun siendo candidatas adecuadas para recibir un tratamiento anticoagulante que prevenga las complicaciones tromboembólicas asociadas con la presencia de fibrilación auricular (FA), no lo reciben.

   Esto se debe, fundamentalmente, a que se mantiene la idea de que la coexistencia de ciertos factores en estas personas puede elevar el riesgo de que sufran hemorragias; sin embargo, las evidencias más recientes desmienten estas consideraciones.

   Por ello, los expertos han destacado la necesidad de reconsiderar y ampliar el empleo de fármacos anticoagulantes en población de edad avanzada con fibrilación auricular, especialmente cuando se sabe que actualmente hay un 18 por ciento de personas mayores de 80 años que presentan FA en España y que, además, muchas de ellas no están recibiendo esta terapia que puede ofrecerles "importantes beneficios".

   En este sentido, el vicepresidente primero de Semergen, José Polo, ha asegurado que es el momento "más adecuado" para reevaluar el manejo que estamos haciendo en las consultas de Atención Primaria del paciente mayor con fibrilación auricular no valvular.

   "El día después de superar los momentos más álgidos de la crisis de la Covid-19 nos debe servir para resaltar que muchos de los pacientes en tratamiento anticoagulante han estado mal controlados durante esta pandemia, ya sea por la necesidad de espaciar sus visitas al médico o porque, a pesar de tener un buen control de los parámetros de anticoagulación, no han tenido bien controlados otros factores de riesgo (como la hipertensión arterial", ha dicho.

   De la misma forma, el representante de Semergen ha manifestado sus quejas sobre las dificultades burocráticas que impiden ofrecer el mejor tratamiento anticoagulante posible para los pacientes con fibrilación auricular. "Aunque durante esta crisis algunas comunidades autónomas han eliminado la necesidad de visados para que podamos prescribir anticoagulantes de acción directa, ha sido una medida puntual, temporal y no generalizada, si bien consideramos imprescindible que se suprima esta limitación y que se haga una oportuna reevaluación de los tratamientos anticoagulantes que están recibiendo muchos de nuestros pacientes", ha apostillado.

DERRIBANDO BARRERAS

   Por otra parte, los expertos han expuesto los motivos principales por los cuales, según los expertos reunidos en este foro virtual, se deben superar algunas tendencias establecidas desde hace años en el manejo de las personas mayores con fibrilación auricular no valvular (la más frecuente).

   "Sabemos que es precisamente en las personas mayores de 80 años con FA donde se presentan con mayor frecuencia complicaciones trombóticas y hemorrágicas asociadas a la FA. Sin embargo, el número de pacientes mayores con FA que no reciben un tratamiento anticoagulante para prevenir las complicaciones tromboembólicas de la FA es aún elevado", ha informado el jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), Jesús Cebollada.

   Y es que, tal y como han explicado, son diversos los factores que influyen en que la indicación de este tratamiento anticoagulante no alcance a toda la población que podría beneficiarse; entre ellos, los más importantes son el deterioro cognitivo, la presencia de comorbilidad, el riesgo de caídas, la polifarmacia o la fragilidad.

   Generalmente, como ha admitido el doctor Cebollada, todos ellos contribuyen a que se perciba como aumentado el riesgo de sangrado en estos casos. "En cambio, disponemos de suficiente evidencia que confirma que el tratamiento anticoagulante no solo no es perjudicial en, por ejemplo, los pacientes con deterioro cognitivo incipiente, sino que retrasa la aparición de demencia, o sabemos que el beneficio de la anticoagulación excede de forma clara los riesgos de sangrado que podemos atribuir a un individuo con riesgo de caídas", ha argumentado el experto.

   Por su parte, el doctor de la Unidad de Investigación Cardiovascular y Ensayos Clínicos del Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla), Manuel Almendro, ha comentado que la coexistencia de FA y estas comorbilidades multiplica el riesgo embólico y hemorrágico del paciente, lo que obliga a una selección cuidadosa del tratamiento anticoagulante encaminado a la prevención de fenómenos tromboembólicos en el contexto de FA.

    "Los anticoagulantes orales de acción directa (ACODs), en comparación con los antagonistas de la vitamina K, han demostrado un perfil de eficacia y seguridad más favorable en todos los escenarios clínicos, incluyendo los subgrupos de mayor riesgo como los pacientes diabéticos, con insuficiencia cardiaca o cardiopatía isquémica, en los que la elección del anticoagulante con mejor perfil de seguridad, que además mantenga la mejor eficacia, resulta fundamental para obtener los mejores resultados en la práctica clínica", ha subrayado.

   Del mismo modo se ha pronunciado el doctor Cebollada, para quien "no cabe duda" que en el paciente mayor con FA los anticoagulantes de acción directa suponen una ventaja clara frente al tratamiento anticoagulante convencional con fármacos antivitamina K ('Sintrom').

   Finalmente, los expertos han recordado la población mayor estuvo bien representada en los ensayos pivotales de los cuatro ACODs disponibles, suponiendo hasta un 40 por ciento de los sujetos incluidos. A raíz de estos ensayos, según Cebollada, se evidencia que los ACODs tienen una eficacia al menos equiparable a los AVK con un perfil de seguridad superior, incluso en poblaciones de riesgo aumentado como son los sujetos con riesgo de caídas o con insuficiencia renal leve-moderada.

   De hecho, por ejemplo, estos fármacos están reconocidos en la actualidad en las guías de práctica clínica como el tratamiento de elección para la prevención del ictus en pacientes mayores con fibrilación auricular no valvular por delante de los AVK.

Contador