Publicado 30/03/2021 18:04CET

La OMS niega presiones de China sobre el origen del coronavirus pero lamenta falta de acceso a datos

Archivo - 24 February 2020, China, Wuhan: Members of the coronavirus expert investigation group of the World Health Organization (WHO), conduct a field research in a hospital in the coronavirus-stricken Chinese city of Wuhan. Photo: -/TPG via ZUMA Press/d
Archivo - 24 February 2020, China, Wuhan: Members of the coronavirus expert investigation group of the World Health Organization (WHO), conduct a field research in a hospital in the coronavirus-stricken Chinese city of Wuhan. Photo: -/TPG via ZUMA Press/d - -/TPG via ZUMA Press/dpa - Archivo

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Peter Ben Embarek, especialista en Seguridad Alimentaria y Enfermedades Animales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y presidente del equipo de investigación en Wuhan (China) sobre los orígenes del coronavirus, ha negado que el gobierno chino les haya presionado para eliminar cualquier aspecto de su informe final, publicado este martes.

"El equipo internacional nunca fue presionado para eliminar elementos críticos de nuestro informe, redactado en colaboración con los expertos chinos. El informe es algo que todos los científicos del equipo pueden respaldar y han apoyado. Y todos hemos luchado por nuestras ideas y podemos reconocer nuestra huella en este informe", ha defendido en rueda de prensa desde Ginebra (Suiza).

Embarek ha admitido que "todo el mundo aceptaba que había mucha atención, mucha presión sobre todo este trabajo", porque "el mundo entero estaba mirando". Así, ha reconocido que "por supuesto que hubo presión política de todas partes, también fuera de China".

"Pero creo que fuimos capaces de crear un espacio para la ciencia, de sobra para que los dos grupos de científicos trabajaran juntos. No teníamos nada que ocultar. Así que no hubo ningún problema, trabajando en un entorno abierto. Estoy muy orgulloso del informe", ha remachado el experto.

Al respecto, el doctor Dominic Dwyer, miembro del equipo de la OMS, ha instado a recordar que los primeros días de la pandemia fueron "difíciles" para los habitantes de Wuhan. "Creo que vale la pena recordar que este brote fue algo extremadamente difícil de manejar y de trasladar para la gente y el sistema médico y la comunidad en las distintas etapas de la fase inicial de la pandemia. Creo que tenemos que recordar lo difícil que fue para ellos y cómo están operando en un sistema sin ninguna información. Podemos discutir sobre los datos y lo que he mostrado y lo que significaba. Pero a fin de cuentas hay personas al final de todos estos datos, y creo que tenemos que tenerlo en cuenta", ha agregado.

Por otra parte, sin embargo, Embarek ha lamentado la falta de acceso a algunos datos clave sobre los primeros casos de COVID-19 detectados en Wuhan. "Por supuesto, hay áreas en las que tuvimos dificultades para acceder a los datos en bruto, y hay muchas buenas razones para ello. En China, como en muchos otros países, hay restricciones en las leyes de privacidad que prohíben compartir datos, incluidos los privados, con personas ajenas a la empresa", ha señalado.

En cualquier caso, ha aplaudido que China había generado "una cantidad increíble de datos" y que el equipo tenía acceso a "bastantes datos en muchas áreas". Así, el equipo de científicos que acudió a Wuhan ha recomendado que los futuros estudios volvieran a examinar estos aspectos.

"En los casos en los que no tuvimos acceso completo a los datos generales, esto se ha puesto como recomendación para futuros estudios. Así que la idea es que, como no tuvimos tiempo o porque hay que dar cierta autorización antes de poder acceder a los datos, todo eso se pueda hacer en la segunda fase de los estudios", ha indicado Embarek. El doctor Peter Daszak, otro miembro del equipo de la misión a Wuhan, ha añadido que "China ha accedido a seguir estas recomendaciones".

Por último, Daszak ha sido preguntado por su valoración del trabajo del equipo chino. "Observando el volumen de los datos recogidos, el rigor de los métodos utilizados, la calidad de los equipos que trabajan en ellos y su capacidad para discutir e interpretar los resultados, los califico a un nivel científico internacional muy alto", ha respondido.

Como conclusión, Embarek ha resaltado que "ha sido un trabajo de colaboración increíble". "Creo que el informe es un testimonio de cómo, incluso en situaciones muy intensas en circunstancias políticas muy difíciles, los países pueden unirse para centrarse en los orígenes de las enfermedades emergentes. Como saben, los virus no piensan en las fronteras nacionales y si realmente queremos derrotar a las pandemias, tenemos que hacer este trabajo, tenemos que unirnos con otros países... así que espero que ese espíritu de buena voluntad continúe", ha añadido Peter Dazsak.

Contador