La OMS dice que el caso de ébola en Goma podría ser "un punto de inflexión" en el brote en RDC

Publicado 15/07/2019 14:59:12CET
Tedros Ghebreyesus
Tedros GhebreyesusOMS - Archivo

   Convocará "lo antes posible" una reunión para evaluar la situación

   MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha afirmado este lunes que el caso de ébola detectado el domingo en la ciudad congoleña de Goma podría ser "un punto de inflexión" en el brote.

   "Goma es una ciudad con dos millones de personas, cerca de la frontera con Ruanda, y es una puerta a la región y el mundo", ha dicho, antes de resaltar que las autoridades confían en que las medidas en vigor contengan la situación.

   Sin embargo, ha manifestado que "no se puede ser demasiado cuidadoso" y ha desvelado que el Comité de Emergencia de la OMS se reunirá "lo antes posible" para analizar "la amenaza que supone este acontecimiento".

   Tedros ha recalcado que el caso de ébola en Goma, el primero en la ciudad, es "muy preocupante", antes de agregar que el caso "es uno que tanto la OMS como el Gobierno esperaban y para el que se habían preparado".

   El Ministerio de Sanidad del país africano detalló en un comunicado que el paciente es "un pastor originario de Kivu Sur que llegó a Goma el domingo tras una breve parada en Butembo", al tiempo que pidió a la población que "mantenga la calma".

   "Debido a la rapidez con la que el paciente ha sido identificado y aislado, así como a la identificación de todos los pasajeros del autobús que llegó de Butembo, el riesgo de propagación en el resto de la ciudad de Goma es bajo", explicó.

   En este sentido, Tedros ha dicho que "alrededor de 3.000 personas ya han sido vacunadas y el pastor está recibiendo tratamiento en un centro del Ministerio de Sanidad y Médicos Sin Fronteras (MSF)".

   El director general de la OMS ha condenado además el asesinato de dos trabajadores participaban en la respuesta ante el brote de ébola en sus viviendas en la ciudad de Beni y ha sostenido que tanto este suceso como el caso en Goma "encapsulan los desafíos a los que se hace frente a diario en RDC".

   "Justo cuando empezamos a controlar el virus en una zona, aparece en otra, y la violencia y la inseguridad siguen socavando la respuesta", ha lamentado, al tiempo que ha resaltado que "se está haciendo frente a uno de los virus más peligrosos del mundo en una de las zonas más peligrosas del mundo".

   Tedros ha explicado que desde enero se han registrado 198 ataques contra instalaciones y trabajadores médicos, que se han saldado con siete muertos. "Cada ataque nos hace dar marcha atrás. Cada ataque hace más difícil trazar los contactos, vacunar y llevar a cabo entierros seguros. Cada ataque da al ébola una oportunidad de difundirse", ha alertado.

   Asimismo, ha hecho hincapié en que "la desconfianza en las comunidades, la inestabilidad política y la difusión de mitos y desinformación han sido barreras importantes" en el brote, que ha dejado casi 2.500 casos y 1.665 muertos.

"ÉXITO" EN LA CONTENCIÓN

   Por todo ello, Tedros ha explicado que estos desafíos convierten el brote "en una de las emergencias humanitarias más complejas a las que se ha hecho frente". "Pese a los desafíos y la escala del brote, hemos tenido éxito a la hora de contener el ébola en RDC", ha destacado.

   "Pese a que el riesgo de difusión del ébola en RDC y la región sigue siendo muy alto, no debemos subestimar la magnitud de lo que se ha logrado hasta ahora", ha defendido, antes de ensalzar los esfuerzos de las autoridades y los trabajadores sanitarios.

   "Seamos claros: estos esfuerzos han salvado vidas y han evitado una emergencia mucho mayor", ha manifestado, al tiempo que ha aplaudido el acuerdo entre Gobierno y oposición "para comunicar el mismo mensaje a las comunidades afectadas sobre la necesidad de vacunarse".

   En este sentido, ha apuntado que las autoridades y la OMS están en contacto con escuelas, líderes religiosos y empresariales "para maximizar la participación de la comunidad", mientras que más de 10.000 personas han sido vacunadas en Uganda, Ruanda y Sudán del Sur.

   "Una de las lecciones clave de este brote es que debemos arreglar el tejado antes de que lleguen las lluvias", ha defendido, antes de añadir que "se trata de más que una emergencia sanitaria, y ponerle fin requiere más que una respuesta sanitaria".

   Así, ha reclamado a la comunidad internacional que "redoble sus esfuerzos, en solidaridad con la población de RDC". "Es momento de demostrar el liderazgo político necesario para poner fin a este brote", ha remachado.

   En otro orden de cosas, ha pedido prestar también atención al brote de sarampión, que ha causado la muerte a cerca de 2.000 niños en lo que va de año, más que el ébola en menos tiempo. "La malaria, principal causa de muerte en RDC, mata a más de 50.000 personas cada año", ha puntualizado.

   "Juntos pondremos fin a este brote pero, a menos que hagamos frente a sus causas, el débil sistema sanitario, la inseguridad y la inestabilidad política, habrá otro brote", ha zanjado.