OMS avisa de que en el este de República Democrática del Congo se podría producir una "tormenta perfecta" por el ébola

Equipos de MSF para combatir el ébola en República Democrática del Congo
TWITTER/@MSF_WESTAFRICA - Archivo
Publicado 25/09/2018 13:08:32CET

GINEBRA, 25 Sep. (Reuters/EP) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido este martes de que el brote de ébola declarado en el este de República Democrática del Congo (RDC) podría deteriorarse rápidamente por los ataques por grupos armados, la resistencia de las comunidades y la propagación geográfica de la enfermedad.

"Ahora estamos extremadamente preocupados de que varios factores pueden sumarse en las próximas semanas y meses para crear una tormenta perfecta", ha subrayado en rueda de prensa el jefe de la respuesta de emergencia de la OMS, Peter Salama.

Sus declaraciones se producen después de que el sábado menos 18 personas --catorce civiles y cuatro militares-- murieran en un ataque ejecutado por presuntos miembros del grupo rebelde Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) en el territorio congoleño de Beni, en Kivu Norte (noreste). Esta provincia es la más afectada, junto a la de Ituri, por el actual brote.

A esto se suma el que el viernes se conoció la existencia de un primer caso en Tchomia, una localidad a orillas del lago Alberto y fronteriza con Uganda. Según dijo el Ministerio de Salud, la víctima era una mujer que se sabía que había estado en contacto con un caso confirmado en la ciudad de Beni.

Según el último balance ofrecido este lunes por el Ministerio de Salud congoleño, desde que se declaró el brote el 1 de agosto se han registrado 150 casos, de los que 119 han sido confirmados, y un total de 100 muertes. De los casos confirmados, 69 han fallecido mientras que los 41 restantes se han curado.

Además, el Ministerio ha confirmado un nuevo caso en Tshomia, la pareja de la mujer fallecida, quien ha sido puesto en aislamiento en el hospital de Kasenyi. Las autoridades se disponen a instalar en esta localidad un nuevo centro de tratamiento contra el ébola.

Salama ha subrayado que la respuesta se encuentra en un momento crítico y ha dicho que aunque el número de nuevos casos semanales ha caído de unos 40 a 10 en las últimas semana y más de 11.700 personas han sido vacunadas, todavía hay importantes obstáculos por delante.

Los ataques por grupos armados de oposición han aumentado en su gravedad y su frecuencia, especialmente los atribuidos a la ADF, incluido el del pasado fin de semana en Beni, donde la OMS ha instalado su base de operaciones.

NO SE PUEDE HACER SEGUIMIENTO A LOS CONTACTOS

En la ciudad se ha declarado un periodo de luto que durará al menos hasta el viernes, obligando a la OMS a suspender sus operaciones. El lunes, no se pudo llegar al 80 por ciento de los contactos de ébola y a tres casos sospechosos en y en torno a Beni para hacer seguimiento de la enfermedad.

Un 'contacto' es una persona en riesgo de desarrollar la enfermedad porque podría tener un contacto directo con ella, así que es necesario hacerle un seguimiento hasta que pasen los 21 días del periodo de incubación del virus.

Según Salama, hay focos de "reticencia, rechazo y resistencia" a aceptar las vacunas contra el ébola, lo que está generando muchos de los nuevos casos.

La falta de seguimiento de los contactos de los casos confirmados de ébola es una de las principales preocupaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) a la hora de poder acabar con este brote, el décimo que experimenta RDC en su historia desde que se detectó por primera vez el virus en este país en 1976.

"El porcentaje de contactos que están en seguimiento algunos días es inferior al 80 por ciento", explicó recientemente a Europa Press Miriam Alía, responsable de vacunación y respuesta a emergencias de MSF y que acaba de regresar del país africano. Esto significa que "algunas personas a las que se debería ver dos veces al día para comprobar que están bien" no se les puede hacer seguimiento, en algunos casos porque se niegan a ello, subrayó.