La OMS alerta de que más de la mitad de la población mundial aún no está cubierta por servicios de salud esenciales

Archivo - Sanitarios, médicos, consulta
Archivo - Sanitarios, médicos, consulta - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Publicado: martes, 19 septiembre 2023 10:57

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial han publicado conjuntamente el Informe de seguimiento mundial de la Cobertura Sanitaria Universal (CSU) 2023, que revela que más de la mitad de la población mundial aún no está cubierta por servicios de salud esenciales, además del "estancamiento alarmante" del progreso hacia proporcionar a las personas en todo el mundo servicios de atención sanitaria accesible de calidad y asequibles.

"El hecho de que tantas personas no puedan beneficiarse de servicios de salud esenciales, asequibles y de calidad no sólo pone en riesgo su propia salud, sino que también pone en riesgo la estabilidad de las comunidades, sociedades y economías. Necesitamos urgentemente una voluntad política más fuerte e inversiones más agresivas en salud y un cambio decisivo para transformar los sistemas de salud basados en la atención primaria de salud", ha señalado el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

El informe de 2023 muestra que, en las últimas dos décadas, menos de un tercio de los países han mejorado la cobertura de los servicios de salud y han reducido el catastrófico gasto de bolsillo en salud. Además, la mayoría de los países para los que hay datos disponibles sobre ambas dimensiones de la cobertura universal de salud (96 de 138) están retrasados en cobertura de servicios, protección financiera o ambas.

"Sabemos que lograr la Cobertura Sanitaria Universal es un paso fundamental para ayudar a las personas a escapar y mantenerse fuera de la pobreza, pero siguen aumentando las dificultades financieras, especialmente para las personas más pobres y vulnerables", ha manifestadi Mamta Murthi, vicepresidenta de Desarrollo Humano. , Banco Mundial.

"Este informe presenta un panorama terrible, pero también ofrece evidencia sobre formas de priorizar la salud en los presupuestos gubernamentales y fortalecer los sistemas de salud para lograr una mayor equidad tanto en la prestación de servicios de salud esenciales de calidad como en la protección financiera", ha añadido.

Si bien la cobertura de los servicios de salud mejoró desde principios de siglo, el progreso se ha desacelerado desde 2015, cuando se adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En particular, no hubo mejoras entre 2019 y 2021. Si bien los servicios para enfermedades infecciosas experimentaron avances significativos desde 2000, ha habido poca o ninguna mejora en la cobertura de servicios para enfermedades no transmisibles y servicios de salud reproductiva, materna, neonatal e infantil en los últimos años.

En 2021, alrededor de 4.500 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, no estaban completamente cubiertas por servicios de salud esenciales. Y esta estimación aún no refleja los posibles impactos a largo plazo de la pandemia de COVID-19.

El catastrófico gasto en salud, valorado en un 10% del presupuesto familiar, sigue aumentando. Más de mil millones de personas, alrededor del 14% de la población mundial, experimentaron pagos muy elevados en relación con presupuestos sanitarios. Pero incluso los gastos pequeños en términos absolutos pueden ser devastadores para las familias de bajos ingresos.

Aproximadamente 1.300 millones de personas se vieron empujadas aún más a la pobreza a causa de esos pagos, incluidos 300 millones de personas que ya vivían en la pobreza extrema. Los pagos directos de salud también pueden hacer que las personas renuncien a cuidados esenciales y obliguen a las familias a elegir entre pagar una visita al médico, comprar comida y agua o enviar a sus hijos a la escuela.

Estas compensaciones pueden marcar la diferencia entre el tratamiento temprano de una enfermedad prevenible y, en una etapa posterior, sufrir una enfermedad grave o incluso la muerte. Para abordar este problema se necesitan políticas progresivas de financiación de la salud que eximan a quienes tienen una capacidad limitada para pagar los servicios de salud.

Contador