Publicado 17/02/2022 11:55

La OMS advierte de importantes desigualdades en el cáncer infantil en Europa

Archivo - Mano de niño en hospital
Archivo - Mano de niño en hospital - AGFANG/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, celebrado este pasado martes, la Organización Mundial de la Salud en Europa (OMS Europa) ha presentado el informe 'Desigualdades del cáncer infantil en la Región Europea de la OMS' y avisan de que el cáncer sigue siendo "una sentencia de muerte" en algunos países europeos, pues la tasa de mortalidad oscila entre el 9 y el 57 por ciento según el país.

Este informe expone por primera vez los datos sobre las desigualdades del cáncer infantil en la región, y examina los patrones que surgen a nivel nacional y regional de la incidencia del cáncer infantil, las experiencias de los pacientes y cuidadores, y los resultados a corto y largo plazo para los pacientes.

"En las últimas décadas se han producido enormes avances en la supervivencia del cáncer infantil, y hoy en día podemos curar hasta el 80 por ciento de los cánceres infantiles gracias a las tecnologías innovadoras y a la mejora del diagnóstico y el tratamiento", ha apuntado el doctor Nino Berdzuli, director de la División de Programas de Salud por Países de la OMS Europa, en la presentación del informe.

"En los países de ingresos altos, el cáncer ya no es una sentencia de muerte para los niños y adolescentes. Desgraciadamente, esto no es así en toda la región europea de la OMS". En un llamamiento a los responsables políticos, ha señalado que "es sumamente importante que en toda la región nos esforcemos por reducir las diferencias que aún existen en la atención y el tratamiento del cáncer infantil, para que todos los niños con cáncer tengan las mejores oportunidades de vivir".

AVANCES DESIGUALES EN LA SUPERVIVENCIA DEL CÁNCER INFANTIL

El aumento de la supervivencia de los últimos años se atribuye a diferentes factores, como la mejora de los medicamentos, el diagnóstico y el acceso a la atención. El principal mensaje del informe, sin embargo, es que este progreso no se ha experimentado por igual en toda la región, ya que una proporción significativa de los miles de niños diagnosticados de cáncer anualmente sigue muriendo.

"La tasa de mortalidad oscila entre el 9 por ciento en algunos países de la región y el 57 por ciento en otros. Esta marcada diferencia representa una gran cantidad de desigualdades entre nuestra población vulnerable más joven en toda la región, que debemos abordar urgentemente", ha declarado Marilys Corbex, técnico oficial superior de la OMS Europa.

"Es importante señalar que, si las diferencias en las tasas de supervivencia son significativas entre los países de ingresos más altos y los de ingresos más bajos, también pueden diferir mucho dentro de un mismo país en función de los grupos socioeconómicos o incluso en función del sexo", avisa Corbex.

Así, el informe advierte de desigualdades entre países, por ejemplo, entre países de Europa oriental y occidental, y a lo largo de todo el proceso de atención al cáncer, desde la detección temprana hasta el tratamiento y los cuidados paliativos

También se han detectado desigualdades dentro de los países atribuibles a los antecedentes socioeconómicos, el género, la edad, la geografía (rural o urbana) y otros factores. Además, también se han visto inequidades en los supervivientes de cáncer, ya que no todos cuentan con un seguimiento a largo plazo.

RECOPILACIÓN DE DATOS

Este innovador informe reúne las pruebas disponibles y la información procedente de una amplia gama de fuentes publicadas, incluidos los estudios de los 53 Estados miembros de la región europea de la OMS, desde Islandia en el oeste hasta Kirguistán en el este. De estos Estados, 34 se consideran países de renta alta, 14 de renta media-alta y 5 de renta media-baja.

Asimismo, el informe presenta viñetas de las experiencias vividas por los niños con cáncer y sus familias para ilustrar el importante impacto de las desigualdades en su atención. Entre los ejemplos de estas historias, se incluyen los casos en los que las clínicas no disponían de suficientes medicamentos y los padres tenían que buscarlos ellos mismos; los casos en los que la falta de concienciación sobre el cáncer infantil y el conocimiento de los protocolos estandarizados de tratamiento del cáncer supusieron un diagnóstico erróneo, retrasado o inexacto; los casos en los que, debido a la falta de instalaciones pediátricas, los niños con cáncer fueron tratados en instalaciones para adultos; y los casos en los que las donaciones a las organizaciones que proporcionan medicamentos se vieron afectadas por la pandemia y las familias carecían de dinero para comprar los medicamentos por sí mismas.

UN LLAMAMIENTO A LA ACCIÓN

Así, el informe contiene una lista de sugerencias y recomendaciones para ayudar a los responsables de la toma de decisiones a responder a áreas específicas en las que se sabe que existen lagunas. Si bien se reconoce que los países trabajan desde puntos de partida diferentes y que se aplicarán distintos factores contextuales, las recomendaciones están orientadas a tener el mayor impacto posible en la reducción de las desigualdades en el cáncer infantil.

Principalmente, desde la OMS animan a invertir en la recogida y el análisis de datos para la toma de decisiones; a garantizar la gratuidad del diagnóstico y el tratamiento para evitar gastos a las familias; a financiar la formación profesional de médicos y enfermeras para garantizar el conocimiento y el uso de protocolos de tratamiento pediátrico estandarizados para el cáncer; a apoyar a los supervivientes mediante planes de atención de apoyo para hacer frente a los efectos a largo plazo y, por último, a proporcionar a las familias afectadas apoyo financiero y social.

Para leer más