Actualizado 10/02/2011 19:20 CET

La OMC se refiere a los casos de médicos con títulos falsos para defender la colegiación universal

Reunión de la comisión permanente de la OMC con Barreda.
ÁLVARO RUIZ

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Organización Médica Colegial (OMC), cuya comisión permanente se ha reunido este jueves en Toledo con el presidente de Castilla-La Mancha, José Barreda, se refiere a los casos de médicos con títulos falsos que han aparecido en las últimas semanas para defender la colegiación universal.

La comisión, encabezada por el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha analizado con Barreda las cuestiones clave que afectan en estos momentos al Sistema Nacional de Salud y a la profesión médica en su conjunto.

El presidente de la OMC ha trasladado al máximo representante del gobierno castellano-manchego su análisis de la situación actual del Sistema Nacional de Salud y su punto de vista sobre los riesgos que amenazan su sostenibilidad, partiendo de la idea de que el problema en sí no es la propia sostenibilidad sino los condicionantes externos que determinan la misma, y en especial, las dificultades para lograr un Pacto sanitario que libere al sector de intereses partidarios.

Para la OMC, su responsabilidad con la sociedad significa en la práctica asistencial de los médicos el compromiso con la competencia, la integridad, la moralidad, el altruismo y la promoción de un bien social preferente como es la salud. Este compromiso ético forma parte del contrato social implícito e inexcusable entre los colegios de médicos y la propia sociedad, y viene a ser la piedra angular de su legitimación social.

COMPROMISOS DE LA OMC

La comisión permanente entregó al presidente Barreda sendos documentos con estos compromisos. En ellos se expone la necesidad de garantizar la calidad asistencial mediante el progreso de la Medicina, el avance de la ciencia, y con la defensa de los principios éticos especialmente en la construcción de una sociedad más próspera, justa y solidaria.

Además, se analiza la necesidad de racionalizar las prestaciones, la utilización de los recursos y servicios sanitarios en términos de coste efectividad pero, a su vez, comprometidos con una pronta y eficaz distribución transversal de los avances de las ciencias biomédicas.

También, se plantea priorizar actuaciones en base epidemiológica y poblacional, es decir, en función de necesidades y resultados en salud, así como, mejorar las competencias fundamentales de los servicios sanitarios tanto de su capital intelectual, tecnológico como social.

Respecto a la colegiación universal, Sendín ha advertido de las posibles consecuencias que se podrían derivar de la desregulación del ejercicio de la profesión médica española y de la insuficiencia de control deontológico de la misma.

La pérdida de legitimidad institucional para hacer efectivos los compromisos sociales de la colegiación, como cuidar las condiciones para un ejercicio profesional de calidad, la protección de pacientes y ciudadanos y la defensa del SNS, quebrantaría el compromiso efectivo de la OMC con la racionalización de los comportamientos médicos, originando a medio plazo un aumento del gasto sanitario, junto con la pérdida de calidad del ejercicio profesional con el consiguiente aumento de los riesgos para el paciente.

En este sentido, el máximo representante de los médicos ha recalcado que si por las nuevas condiciones a las que se vea abocada la OMC, los colegios dejaran de perseguir prioritariamente el bien del enfermo dejarían 'ipso facto' de ser colegios para convertirse en otra cosa diferente.