La OCU ve "insuficiente" el acuerdo sobre la reducción de azúcar, grasas saturadas y sal en alimentos

Patatas Fritas
EVAN-AMOS - Archivo
Publicado 24/01/2019 10:36:02CET

"No consigue el cambio definitivo para hacer más saludables los procesados", lamentan

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que el acuerdo del Ministerio de Sanidad con la industria alimentaria para reducir de media un 10 por ciento de azúcar, grasas saturadas y sal resulta "insuficiente", ya que a su juicio "no consigue el cambio radical y definitivo para hacer más saludables los alimentos procesados".

A través de un comunicado, la asociación manifiesta que la medida es "positiva", pero lamenta que la reducción del 10 por ciento "no se aplique a todos los productos, sino solo a algunos". "A pesar de que se habla de una reducción media del 10 por ciento de azúcar, sal y grasas, en la práctica, y según la documentación presentada sobre el plan, ese 10 por ciento de reducción no se aplica en general para todos los productos, sino solo para algunos", aseguran.

Como ejemplos, rechazan que en el caso del azúcar, por ejemplo, se establece una reducción del 10 por ciento en yogures o leches fermentadas, azucaradas, con sabores o frutas, pero esta reducción solo alcanza el 3,5 por ciento en un flan de huevo o un 6 por ciento en unas natillas.

"Algo similar pasa con los productos de bollería, galletas, helados infantiles a base de agua o salsa kétchup, en los que la reducción se queda solo en el 5 por ciento, todos ellos alimentos con una gran cantidad de azúcar y cuya reformulación debería haber sido al menos también de ese 10 por ciento", detallan.

La OCU considera que "se ha perdido la oportunidad" de no establecer ese 10 por ciento de reducción como un mínimo y para todos los productos, no solo algunos. Además, esperan que la reducción de azúcar "no signifique sustituirla por edulcorantes, ya que el objetivo es habituar al consumidor a sabores menos dulces".

Por último, la asociación confía en que la firma de estos convenios sea de "obligado cumplimiento" para todas las empresas implicadas, y pide a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) que realice "los seguimientos necesarios para comprobarlo".