Publicado 22/07/2021 14:47CET

OCU recomienda adquirir solo test rápidos de antígenos que estén homologados

Un cliente enseña un test de antígenos de detección del COVID-19 en la farmacia situada en la Calle Tucán, 7, a 20 de julio de 2021, en Madrid (España).
Un cliente enseña un test de antígenos de detección del COVID-19 en la farmacia situada en la Calle Tucán, 7, a 20 de julio de 2021, en Madrid (España). - Óscar Cañas - Europa Press

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recomendado adquirir solo test rápidos de antígenos contra la COVID-19 en farmacias que se encuentren homologados.

En lo que se refiere a los test rápidos homologados de antígenos, de momento se han autorizado nueve productos. Estos test, que deben de contar con marcado CE e identificar el organismo notificado que los haya evaluado (con un número de cuatro dígitos) ya están disponibles en la mayoría de las farmacias y su precio oscila entre 6 y 14 euros.

OCU recuerda que pueden adquirirse en la propia farmacia o a través de su página web. En el caso de recurrir a una farmacia 'on line' conviene asegurarse que está autorizada, consultando la lista de Distafarma. "No es raro encontrar test rápidos de autodiagnóstico no autorizados en todo tipo de establecimientos 'on line', sin garantías de fiabilidad", resaltan.

En cualquier caso, recuerdan que incluso los test de autodiagnóstico autorizados "no sirven para la obtención de un certificado de viaje ni para confirmar una infección activa". "Los resultados positivos se consideran solamente casos sospechosos que deberán confirmarse en un centro sanitario mediante una PCR o una prueba rápida de antígenos de uso profesional", indican.

En este sentido, OCU mantiene su demanda de test gratuitos para quienes aún no hayan podido vacunarse y necesiten viajar fuera. "Es la única forma de evitar la discriminación entre vacunados y no vacunados", insisten.

Por último, en lo que respecta a los test rápidos de anticuerpos (o serológicos), OCU desaconseja su uso. "Aunque la información que aportan sobre el estado serológico pueda tener interés en casos concretos, no sirven como sospecha de infección activa y no se admiten si lo que se pretende es certificar que se ha pasado la infección", concluyen.

Contador