La OCDE avisa de que la crisis y los recortes afectan al crecimiento del gasto sanitario

Actualizado 07/10/2014 8:42:02 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha avisado en su último informe 'Panorama de la Salud 2013' del "freno importante" que ha sufrido el gasto sanitario en aquellos países cuyos gobiernos han recortado sus presupuestos con motivo de la actual crisis económica.

Además, recuerdan que la reducción de la oferta de servicios sanitarios y los cambios en su financiación a través de un aumento de los pagos directos del ciudadano también están afectando al acceso a la atención sanitaria.

En este caso, el informe, que incorpora datos de 2011, cita el aumento de los tiempos de espera para algunas operaciones que se están dando en España, así como en otros países como Portugal, Inglaterra o Irlanda, donde "después de años de mejora se registra un cierto aumento".

En cuanto al gasto per cápita, el informe de la OCDE muestra como uno de cada tres países integrados en este organismo ha reducido su gasto sanitario en comparación con 2009, especialmente los países más afectados por la crisis, lo que consideran un "cambio brusco" al "fuerte crecimiento" de años anteriores.

En concreto, el gasto per cápita se redujo en 11 de los 33 países de la OCDE entre 2009 y 2011, y el mayor descenso se produjo en Grecia, donde cayó un 11,1 por ciento, seguida de Irlanda (6,6%) e Islandia (3,8%), mientras que en España se redujo un 0,5 por ciento en dicho periodo.

Además, advierte la OCDE, en aquellos países donde el gasto per cápita siguió aumentando, el crecimiento también se redujo significativamente, caso de Canadá (0,8%), Estados Unidos (1,3%) o Suiza (1,4%).

La OCDE recuerda en el informe que los gobiernos están trabajando para reducir este gasto a través del precio de los productos sanitarios, especialmente los medicamentos, y con restricciones presupuestarias y recortes salariales en hospitales.

De hecho, más de tres cuartas partes de los países de la OCDE han mostrado un recorte del gasto en términos reales en los programas de prevención en 2011, con respecto a 2010, y la mitad gasta menos que en 2008, algo que es "motivo de preocupación", según los autores, ya que puede afectar a programas de prevención de obesidad o consumo de alcohol y tabaco.

Además, alertan, "los beneficios a corto plazo en los presupuestos pueden ser sobrepasados en gran medida por el impacto a largo plazo en la salud y el gasto".

En toda la OCDE, las personas con ingresos más bajos son las más afectadas y la situación hace que muchos tengan que renunciar a cuidados necesarios como los medicamentos o la realización de pruebas médicas, dice el informe, lo que "puede tener consecuencias en la salud a largo plazo, y también consecuencias económicas".